Recuerdos de Calamocha

Recuerdos de Calamocha

sábado, 1 de agosto de 2015

Calamocha y yo

GUIÑOTE  I

HOY no habrá guiñote, con este calor, no saldré Rabal abajo.
El guiñote es mi misa.  Me quedo en casa
A más de uno y dos le pesara
Me estarán esperando. Que aguarden

No te creas tú que no vale
Por esperarme a mí, se quedaran sin jugar
A más de uno  y dos, les dicen que no
Por un mísero café que nos jugamos

Por qué no las guipan, ni saben jugar
Se enfadan y gritan, no quieren jugar con ellos
Se joden los que dicen saber
Y no juegan con quien sabe poco o no sabe

A quien no sabe le da igual. Juega por divertirse
Al que sabe y no encuentra pareja, parece…
Que la vida en ello le vaya, y no juega

Yo juego con todos
Yo juego con Pepe y les ganamos
Pepe se ríe muchismo a gusto
Les jodemos las perras

Aún hay, quien con ochenta años
Cree que para jugar a las cartas hay que saber

Pepe no sabe pero tiene una suerte loca
Nos reímos y ganamos. Perdemos y nos reímos.
Pepe no puede tomar azúcar, y se pone dos terrones.
Hace muchisma calor.

Le siento hablar mientras me duermo.

MODESTO II

MODESTO lleva unos años que cuando no cojea, garranglea.
Coño dice, ya tocan, van a ser las seis. ¡Y que calorina!
En misa se estará fresco.

Ahora aquí, la misa de doce los domingos la echan lo sábados a las seis de la tarde.
A mi ver,  los curas tienen muchisma faena y no llegan a todo
Algún día tendremos que ir, y si no vamos, nos llevaran.
No hay prisa. Joder.

¡Cuantisma gente va a misa, baja la Rambla llena!
No me extraña que los curas no lleguen a todo.
Ande si tengo que ir, cuando baje la calor, es al campo
A dar vuelta y replegar. Ya no he de sembrar nada

Allí en el caseto tengo la herramienta
La he de traer a casa
Estaría bueno. Se la hubieran llevao
Un azadón, dos azadones, tres azadones
Me paice que tenía,, ya no me acuerdo

¿Quién va robar algo que solo sirve para trabajar?.
Cuantisma calor está haciendo, habrá hecho y hará.
Ya no sabe uno ande metese.
Allí en el caseto tengo la herramienta
La he de traer a casa

Pa tirar será

EL CRISTO DEL RABAL III

HAN sonado las campanas la misa es a las diez
Cae el sol, la calle esta desierta, casi,
Por la sombra, un reguero, camina la gente
Vamos a la misa del Santo Cristo

La luz caprichosa del altar hace que sean tres los cristos
Mosén dice: en agosto, habrá pueblos en fiestas
Y no tendrán misa, por falta de curas
Nos echaran de menos, sois muchos
Y nosotros pocos, debéis ayudarnos
No es una queja, es una alegría
Algo que hacemos entre todos

Voy a misa, me da miedo que un día
Pase aquí, la de “Navarrete”.
Y la misa del Santo Cristo sea en la plaza
Veo  a gente muy mayor, también joven

Echo de menos  las abuelas de negro
Con su pañuelo a la cabeza y su andar cansado
Su voz fuerte, sus delantales, su olor a trigo

Volveré a misa
Y lo hare con abanico
Hace muchísima calor
Se oyen los abanicos, zas, zas, zas, zas.
Podéis ir en paz
Nos vamos por la sombra.

CASTELLON IV

VUELVO a casa
Los abuelos dicen: En la vida ha hecho tantísima calor
Como está haciendo. Sentencian
Y guardan silencio, como pensando.
Como esperando que les demos la razón.
No lo sabemos. Callamos.
Jamás. Añaden y concluyen.

Y sentados frente a la tele digo
Imaginar, si hubiéramos de ir a segar
Y la María, con su acento valenciano dice:
Sería una jodienda.
Maña, le dice su hermana Ángela.
Lo que seria es una putada
Pues si quisiéramos comer
Tendríamos que ir.

El calor es una putada,
El frio una jodienda.
Y no dice más.

MOSCAS V

HAY más moscas que manda Dios
Y hormigas también
Las moscas solo dan faena
Las hormigas parecen trabajar
Estoy sentado en el poyo de la puerta
He vuelto.
Calle del Castillo en Navarrete

He de levantarme. Se me comen.
Me subo a lo alto de la tarjadera
¿Has visto la torre? Me dice el que garranglea.
Algún día se caerá

Esta torcida, como la de Pisa
Pero no es tan famosa. Pienso para mi.
Barruntan agua me dice, el que cojea
Han renovado el tejado
Pero solo a corros
No habría para más

Aquí pasara igual
Un día bajara la Rambla
Y no habrá nadie para echar la tarjadera
El agua enfilara esta calle.
Y si queda alguno como yo
No tendrá cojones a echarla

Se nos llevara el agua a todos
Que más dará Lechago que Santa Margarita.
Mecagüen las moscas del copón
No te dejan vivir.



DAROCA VI

COMO no tenemos faenas
Ni matar moscas queremos
Nos vamos a la ciudad de Daroca
A su feria medieval

Hará cosa de cien años
La familia de Navarrete
También bajo a la feria de aquel entonces
Aún recordamos su gesta
Pero hoy no la contare.

Entonces éramos unos valientes
Nosotros en cambio hoy
Pasamos sin hacer ruido
Somos unos cobardes
Ni moscas matamos

Si  Calamocha, como dicen, se acaba
Nos iremos a Daroca
Es tan grande que me pierdo
De villa a ciudad

Mi padre ha venido con ilusión
A ver si de aquellos años conoce a alguien
No queda nadie me dice
Solo debo quedar yo, y vivir para contarla

Cuando ya nos vamos, junto a la puerta baja
Alguien lo conoce, le para, le saluda. Hablan
Maño, de aquellos años, le dice el de ciudad
No queda nadie, si acaso tu y yo
Y para de contar.

La próxima vez que nos veamos
Estaremos muertos. Y termina.

LA POZA VII

A la altura del Callejón de la Poza
Nosotros de vuelta del Minino
A la hora del remolachero
Aparece el Hombre sin Nombre

Tres años que no nos vemos
Tres hará en septiembre, bien me corrige
Dame un abrazo, darme un abrazo
Han pasado muchas cosas
Una detrás de otra

Un buen día, luego otro, luego otro
Esta vez sí, la vida, me ha dado otra oportunidad
Tiene la voz cansada
Quedamos para hablar con calma
No me busques en San Roque, me advierte
He de guardar luto

Estaré lejos de todo
Pero cerca de la gente que me quiere
De la buena gente como tú.
Charraremos, charremos…
Me voy cara el Barrio Bajo
Suena extraño, pero
 Quiere guardar luto.

FOTOGRAFIAS VIII

VAMOS dentro, se estará fresco
Mejor nos quedamos fuera
Hemos de acostúmbranos al calor
Si todo va como debe de ir
Nos quemaran en el infierno

Si la cosa se complica
Nos quemaran en cualquier lado
A no tardando mucho, a escape

Que no te engañen
Al cielo sólo irán los curas y las monjas
Y algún rico que se lo pueda pagar
Siempre estamos con lo mismo. Pienso

Mira, ya acaban. Ahora si quiere entrar.
Esta es la nuestra, tira para dentro, me empuja
¿Tú crees que nos llamaran la atención?
No, le digo, pero querrán saber

El cura se alegra tanto de vernos
Ni se ha dado cuenta
Que no hemos estado en misa

Pregunta por la familia. Por la vida, por todo
Yo me case en este altar ¿Y tú?
Ah sí, en Caminreal. Se contesta el mismo.
Recuerdos a la mujer y familia
¿Todo bien?
Estupendamente, padre.
Luego explica. Me conoce y me confunde.

Tomo las fotos
Estoy ya solo, acabo y salgo
Fuera, aquel que en el infierno se quemara
Habla y no para rodeado de mujeres y algún curioso
Pregunta y le preguntan

A mí me da igual con  una que con otra
Yo me iré con la que mejor comida tenga
¿Tú por ejemplo, que me ofreces?
Sopica, maño. Le dice y se ríen.
¿Pero con el día que hace sopa?
Yo carne, ¡sopa con esta calor!
Eso ya está mejor, dice el que se va
Pues yo paella tengo, no hay nada más bueno
Vamos mejorando…

Entonces en este pueblo tan bonito
Si me echan de Calamocha
Me vendré aquí a vivir.
Si el santo sale en procesión para pedir agua
Mañana mismo lo sacamos y lo vemos.
¿Tiene peana o vale cualquiera?
 A una mala, a cotenas lo sacamos.

Maño que no está, hace años se lo llevaron
El santo que buscas se lo llevaría el dueño
Maño que no tiene piernas, se oye a un tiempo
Mañas que tontas estáis. Y todas callan.

Cualquier peana vale, y el santo está en su sitio
¿Quién va a querer una cosa así?
¿Quién se lo va a llevar?
¿Ande lo vas a poner?
Y con el calor que hace
Bien haríamos en sacarlo
Y ver bajar la Rambla embotada de agua

MARTINA IX

CAMINANOS Rambla arriba
Hemos ido perdiendo tan grata compañía
Solo una queda.
Que sepáis, nos dice, que os conocemos
Que no nos han de dar traslado de vosotros

Y de ti menos, que llevas mi misma sangre
Yo soy maño, el último pariente que aquí queda
De la Martina, tu bisabuela
De la Xaltación, tu abuela
Voy pues hacerle un retrato le digo
Tira maño, echa la foto. Que ya llego tarde.
Me emociono y desaparece tras la cortina de casa

Sabes, el otro, me dice, tengo un sueño
En realidad son cinco, puntualiza
Pienso en decirle, está la cosa como para soñar
Guardo silencio y le digo
Yo lo que tengo es sueño.

EPILOGO X

QUE bien te lo pasas cada vez que vuelves al pueblo
Confiesa, ¿es así o no?
Te equivocas, le digo
Y no te miento. Como diría Perico
Que me caiga muerto aquí mismo si lo hago.
O peor, me quede ciego.

Calamocha me duele, me ahoga, me quita el aliento.
Vengo ahora con más obligaciones, que otra cosa

No vengo por devoción
Los fantasmas del futuro me persiguen
Y a esos no los conozco
Me persiguen lo mismo que los recuerdos
Y aunque a estos los conozco, no todos son buenos

Ni aun dormir puedo
Esta tarde vuelvo a casa
A pasar calor. Allí, al menos, no hay moscas
Ya te escribiré.

Allí no tengo recuerdos que me persigan
Y el futuro tan solo es recordar
Que he de abrir los ojos a la mañana siguiente.
Lejos de Calamocha
Todo me es más sencillo

No hay comentarios: