Recuerdos de Calamocha

Recuerdos de Calamocha

jueves, 17 de enero de 2013

Se siente tocar.

Callaros un momento, deja alpartar la sartén del fuego. Parece que se siente tocar a muertos. Chica, no puede ser, voy abrir la ventana a ver.

Santo Cristo la Arrabal, esta Valero tocando a muertos, el domingo de entierro, ayer de entierro y esta tarde, aun jueves, otra vez, la campana no miente. Vaya una sanantonada, otro muerto, y otra vez a misa.

Y quien habrá sido, si ayer en la iglesia no se dijo nada, si, que se sepa, no hay nadie en puertas, enfermo ni aquí, ni fuera.

Santa Bárbara bendita, ha debido ser una desgracia, un accidente, de repente. a lo peor un joven.

Pero, nadie ha dicho nada y ya se sabría fíjate la hora que es, la de comer, ni siquiera la Carmen ha pasao ni ha dicho nada en toda mañana, no será conocido, será forastero y lo traerán a enterrar aquí, mejor así, parece que si se muere uno de fuera, no es lo mismo.

Joder. No cale hablar más, es del pueblo y ya se sabe, ya viene la Morena, ya se siente la puerta. Mal
 
             


Se abrió, como siempre en estos casos, la puerta de casa de manera atropellada, era la Carmen, quien si no, teniente de un oído, capitana del otro, y marcando el punto y raya apresuradamente con la pata galana que le hacía cojear. Ella parecía saberlo siempre todo. Andaba, corría, chillaba.

Rosa, maña, ande estas, sabes ya quien se ha muerto, no lo vas a saber con la hora que es, Rosa, ande paras niña, considera ande vas a estar, en la cocina, yo también tengo la sopera en el fuego, quedamos para la tarde y a escape me voy, prepárate redios, de entierro otra vez, maña no sé qué va a ser esto, no va a quedar ni uno, ni jóvenes, ni viejos, ni aun para plantero, esto no respeta a nadie.

Y aun dicen que vayamos a misa, y que recemos, jodete, el día que se vaya la ultima monja, dejare de ir los domingos a las monjicas. si hubiera dios, estas cosas no pasarían, hala maña olvídame que no es mi santo. habíamos de pegarles fuego a los curas y al copón bendito. A ver por que se han de morir los jóvenes hubiendo viejos como nosotros que ni oímos, ni vemos, ni valemos para nada, solo para dar faena. Puta pena.

A mi ver, se ve que a las siete tocaran y a la media el entierro, tarde, pero si no la familia no alcanza, y luego el Felicianico se ve que hasta esa hora no puede, que anda de ruja por la capital.

La Matea me ha dao la noticia, me lo ha dicho esta mañana, bien pronto, pero chica no valgo para nada, se me ha ido el santo al cielo y se me ha olvidado pasar y ya lo sabrás.

Una pena todo, me lo ha dicho cuando venía de lavar de la fuente y ella se iba a no sé donde que ya no me acuerdo, o no me enterao, cascando de lo otro.

Se ve que lo echaron ayer noche en falta, venga a esperarlo y a esperarlo en casa, que no venia, y ese era de los que a su hora se recogía, que de bares, nada, siempre trabajando el pobre. y fueron a buscarlo y tira, para que te quieres incomodar, lo encontraron muerto, aviando los animales, que se ve los tenía en el pajar de sus abuelos, caído de sus pies, menudo escaparate le queda a ella ahora en casa, y tan joven, y los zagales, y los padres, y tan buena persona que era que en cuanto te veía te saludaba, que no sabía que hacerse por todo el mundo..chica, chica, chica.

Venga a cáscala, me voy de aquí, a la tarde a eso de las siete pasas y me tocas, porque a su casa no cale que vayamos, que demás gente habrá, me voy, que aun se me socarrara la comida, unos pocos bisaltos he puesto a cocer, más duros ya que el Santo Cristo, que ya se ve que los ha arrancao y son los últimos, todo se acaba, aunque por mí, como si no sembrara, no me van gota y luego a freír un poco pescao, que caro esta todo maña, y el pan que dicen si lo suben otra vez, y el butano como se ha puesto, habrá que masar en el horno otra vez, y guisar con leña. fíjate qué hora es ya, la de comer.siempre con trápalas, no escarmentamos ni aunque nos maten a palos. Ale, ya pasaras.

Mecagüen el copón bendito, tú no sabes quién se ha muerto, y yo aun no te lo he dicho, y aquí venga a cascar y cascar que yo no paro y no tienes ni zorra idea de lo que ha pasao y ha sido muchismo gorda, pues siéntate maña, siéntate que será lo mejor, y luego aun te diré a quien se llevaron también ayer a Teruel para morirse, que ese no vuelve y a ese mala sombra si que no le tengo duelo, hace años que se debería haber muerto el tío cabron, pues espera luego te digo quien y aún se me quemara el pienso. Calla niña, ayer noche encontraron muerto a...


 Todavía de vez en cuando me parece oír las campanas, sentirlas llorar. Bastaba un solo toque para que todo el Barrio a la par que el pueblo se envolviese en su silencio, el tiempo parecía detenerse.

De Los Años de la Cazalla. Tocan a muertos.

1 comentario:

Amilcar Barça dijo...

Campana de mi lugar
tú me quieres bien de veras
cantaste cuando nací
llorarás cuando me muera.

Ya era hora de encontrar uno de los míos por aquí. Te seguiré