Recuerdos de Calamocha

Recuerdos de Calamocha

viernes, 15 de febrero de 2013

El Viejo y el Mar


Quizás de críos pocas cosas nos gustasen más, que el hecho de poder salir a pescar cuando llegaba el buen tiempo y abrían la veda, una vez pasado San José.

Nada había en el rio que mereciese la pena, sin embargo, éramos la ilusión personificada, la bici, la caña, el morral, unas lombrices y a pescar. Con paciencia y una caña, pescador.

A pescar algún día algo que no fuese un triste y bigotudo samarugo o una fina madrilla del color del arco iris si la mirabas hacia el sol, quien sabía si pescar algo como podía ser una trucha, y de un kilo al menos, ya puestos a pedir.  Aquella posibilidad era nuestra ilusión, todo un sueño, un sueño que nunca se vio cumplido.

Del Puente Romano al Salto, cualquier lugar con el agua remansada y un poco de profundidad, era un buen sitio para lanzar el anzuelo, los plomos y el corcho, el mismo ojo del Puente Romano, el pozo de la revuelta en el camino de la Fuente del Bosque, el Ratero, el Pozo los Hoyos, la Y Griega, y algún que otro repocete a trasmano, entre el Rincón y los confines del pueblo, ya en el Salto,…

Ir a pescar al Salto, era como salir al mar, allí íbamos con cantimplora y merienda, la rellenábamos en la fuente de la Masada para poder pasar la tarde, y a pescar, de haber algo grande, todos lo sabíamos, debía estar allí, lejos de todo, solo era cuestión de paciencia, de encontrar el lugar y el día adecuado.

Nunca hubo nada en ningún sitio, en el Salto tampoco, pero de haberlo, tenía que estar allí, bueno, nunca hubo nada, en aquellos años, antes, al parecer entre esas alejadas aguas de la presa, el canal, el rio y la casa, había pesca a mansalva. Así lo contaba, así lo aseguraba Manuel, su abuelo se lo había dicho.

Sentados junto al rio, por parejas, en grupos, en cualquier caso nunca solos, por si alguno se iba al agua echarle una mano y pedir ayuda, pasábamos las horas con la esperanza de pescar esa trucha de más de un kilo que solo veíamos en sueños y que se nos resistía. Manuel hablaba, mientras masticaba, siempre llevaba algo en la boca, alguna raíz de junco:

Acordaros, la lombriz hay que pincharla en el anzuelo por el culo, para que pueda nadar en el agua y trate de escaparse, entonces los peces la ven moverse y van a por ella, si no, no se mueven y no pican...

 Deberían abrir la veda cuando empiezan las vacaciones, ahora ya no queda nada, mientras estamos en la escuela se nos llevan todo, entre el Tío Caminero, el Boto y el del Banco aquel, se llevan todo, menuda injusticia, y ahora nosotros parece que no sepamos pescar. ¿Qué ande vamos nos dicen? A pescar y se ríen de nosotros.

En este tiempo ya no veras a ningún mayor salir con la caña, solo a nosotros, señal de que no queda nada…y no salen, no por que haga calor, no salen porque ya lo han pescado todo, solo quedan los barbos viejos, esos que nunca pican y alguna trucha despistada, que a esa sí, la podemos pescar, porque se les oye chupar y saltar a cazar mosquitos, alguna hay, que se ven, pero solo nos pican los mosquitos… los mosquitos y esos barbos diminutos llenos de raspas que ni los gatos se pueden comer.

Una pena, un día como hoy, sin sol, nublado o con lombrices o con miga de pan, tenían que picar y ni por esas, se lo han llevado todo, seguro que los mayores de noche vienen a pescar, si a nosotros nos dejaran, entonces de noche, si alumbras con una linterna al anzuelo, te hartas de sacar truchas…

Mi abuelo ya lo decía, en aquellos años, de noche no salía de la casa, por no tener que echar a la gente que venía a pescar, del Poyo, de Calamocha, venia todo quisqui… mi abuelo, cuando vivía aquí, se hartaba de comer truchas, pozales de cangrejos, pollas de rio, anguilas, entonces había de todo y tanto, que nunca uso caña…por eso se ríe de nosotros cuando nos ve salir a pescar. Luego desde que los desagües van a parar al rio, se ha muerto todo, hasta los topos. No hay nada.

Las mejores truchas dice mi abuelo que las cogía aquí en el canal, cerraba un poco la tarjadera allí en la presa durante el día cuando no se necesitaba agua para las turbinas, cuando no tenia que fabricar electricidad  y a pozales las sacaba, y en invierno, como entonces se podía pescar todo el año, y si no daba igual, porque nadie le veía, por no mojarse desde la casa bajaba un cesto atado a una soga con cuatro migas de pan al remanso de la casa y al cabo del rato lo subía lleno de truchas, y las pollas de agua, le criaban en el corral de casa, entre las gallinas…

Y cuando veía alguna trucha más grande de lo normal, le ponía jarcias en los lugares de paso, allá en las compuertas, donde más cubre,  y la enganchaba, esa es la forma de coger las más grandes, a plomada o con jarcias, seguro que ahora si vamos, alguno tio tiene alguna puesta, aunque no se pueda pescar así…

Mi abuelo, un día, cogió una trucha enorme, tan grande que cuando fue a sacarla estaba aun viva y le mordió la pierna, fue allí en el rio, desbrozando después de una riada, por eso desde aquel día, mi abuelo cojea algo, si os fijáis bien, lo notareis…

Seguía y no paraba…nada picaba, ya ni los mosquitos. Había muchismo de todo, se ponía las botas de regar, iba de la presa a casa y las sacaba llenas de truchas, y algún cangrejo…

Resulto inevitable mientras leí El viejo y el mar de  Ernest Hemingway, que al pescador en su lucha con el mar, le pusiese la cara de su abuelo, el Tio José.
 

El pescador de Hemingway, aunque solo es su barca, también hablaba, también recordaba, mientras, como nosotros, esperaba que el mayor de los peces, que jamás había pescado, mordiese el anzuelo.

El viejo recordó aquella vez, cuando, en la taberna de Casablanca, había pulseado con el gran negro de Cienfuegos, que era el hombre más fuerte de los muelles. Habían estado un día y una noche con sus codos sobre una raya de tiza en la mesa, y los antebrazos verticales, y las manos agarradas. Cada uno trataba de bajar la mano del otro hasta la mesa.

Se hicieron muchas apuestas y la gente entraba y salía del local bajo las luces de queroseno, y él miraba al brazo y a la mano del negro, y a la cara del negro. Cambiaban de árbitro cada cuatro horas, después de las primeras ocho, para que los árbitros pudieran dormir. Por debajo de las uñas de los dedos manaba sangre, y se miraban a los ojos y a sus antebrazos, y los apostadores entraban y salían del local, y se sentaban en altas sillas contra la pared para mirar. Las paredes estaban pintadas de un azul brillante. Eran de madera, y las lámparas arrojaban las sombras de los pulseadores contra ellas. La sombra del negro era enorme y se movía contra la pared según la brisa hacía oscilar las lámparas.

Las apuestas siguieron subiendo y bajando toda la noche, y al negro le daban ron y le encendían cigarrillos en la boca. Luego, después del ron, el negro hacia un tremendo esfuerzo y una vez había tenido al viejo, que entonces no era viejo, sino Santiago, el Campeón, cerca de tres pulgadas fuera de la vertical. Pero el viejo había levantado de nuevo la mano y la había puesto a nivel. Entonces tuvo la seguridad de que tenía derrotado al negro, que era un hombre magnífico y un gran atleta.

Y al venir el día, cuando los apostadores estaban pidiendo que se declarara tablas, había aplicado todo su esfuerzo y forzado la mano del negro hacia abajo, más y más, hasta hacerle tocar la madera.

La competencia había empezado el domingo por la mañana y terminado el lunes por la mañana. Muchos de los apostadores habían pedido un empate porque tenían que irse a trabajar a los muelles, a cargar sacos de azúcar, o a la Havana Coal Company. De no ser por eso, todo el mundo hubiera querido que continuara hasta el fin. Pero él la había terminado de todos modos antes de la hora en que la gente tenía que ir a trabajar.

Después de esto, y por mucho tiempo, todo el mundo le había llamado el Campeón y había habido un encuentro de desquite en la primavera. Pero no se había apostado mucho dinero y él había ganado fácilmente, puesto que en el primer match había roto la confianza del negro de Cienfuegos. Después había pulseado unas cuantas veces más y luego había dejado de hacerlo. Decidió que podía derrotar a cualquiera si lo quería de veras pero pensó que perjudicaba su mano derecha para pescar. Algunas veces había practicado con la izquierda. Pero su mano izquierda había sido siempre una traidora y no hacía lo que le pedía; no confiaba en ella.

El viejo y el mar Ernest Hemingway 1951

viernes, 1 de febrero de 2013

El Cajero.

Presumía mi amigo Javier de hablar un español perfecto, no en vano, se dice fue allí en La Rioja donde ambos nacieron.

En la dura y apacible convivencia diaria de la vida de aquellos años que pasamos juntos, alguna de las palabras que me oía le hacían interrumpirme y me pedía explicaciones entre ofendido y curioso por tan gran afrenta a la lengua de Cervantes, por mi perpetrada:

"Perdona querido, como puedes hablar así, como si fueras un cantinero, perdona, pero esa palabra, puedo por el contexto adivinar el significado que le atribuyes, pero esa palabra no existe. Es lo que siempre te digo: si tuvieras acento aragonés, serias lo más parecido a Don Paco Martinez Soria. Misteriosamente no tienes acento alguno, por eso es una pena que hables con esas palabras, tú que puedes hablar un español perfecto, como yo".

Que una palabra no exista, para un purista como él, quería decir que no estaba en el diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, o en su caso en el Maria Moliner, aunque por ser esta ilustre señora, aragonesa, tenía mi amigo a su diccionario por algo "secundario", prescindible más bien, máxime cuando localizo su pueblo natal a pocos kilómetros de Calamocha.

Para su sorpresa, no tanto como para la mía, una tras otra, las rancias palabras calamochinas, existían, estaban pues en el diccionario.




De modo que una tras otra las palabras aparecían tanto en mi conversación como en el diccionario: festejar como noviazgo, cochera como garaje, cornejal como un trozo de tierra y a escape, como correr..cubo, pozal, caldereta, patio, corte,...no acabaria nunca.

Un día pronuncie la palabra "cajero" como la tierra que hay bajo un salto de agua. Aquel día fue el último, ya nunca más trataría de corregirme, lo recuerdo bien, tanto el porqué, le hablaba del cajero de la Serrana al pie del huerto, (Una pena no encuentro la foto), como lo que estábamos haciendo, jugar a la ajedrez, yo avanzaba con las fichas blancas que conformaban el ejército francés saliendo a defender Paris en taxi, frente a sus tropas invasoras, recreando la Gran Guerra, al insistir en la palabra y dar por muerto a uno de mis soldados, "peones", dejándolo abandanodo en un "cajero del Somme". Cesó por un momento de jugar, a pesar de ir con ventaja y dijo:

"Por ahí no paso, los huevos me juego, entendidos como cojones, los míos, que no me voy acoquinar,como dirias tu. La palabra cajero no tiene nada que ver con lo que tú dices, terraplén, barranco, si quieres, pero no cajero, esa forma de hablar, esa palabra así usada, no es sino un localismo, una forma de mal hablar de vosotros los calomochinos, que no calamochenses ni calamochanos. Eso no existe".

Salió con paso firme hacia su habitación, en unos segundos estaba de vuelta, y dijo:

"El futuro de mis hijos esta en tus manos, dice el diccionario en una de sus entradas para la palabra cajero: En acequias o canales, parte de talud comprendida entre el nivel ordinario del agua y la superficie del terreno. A dios pongo por testigo, que si me dejas seguir festejando, si no me conviertes a escape en eso que llamas un mozo viejo, jamás osare corregir tus palabras."

Le perdone y me dejo ganar. Pero, siguió tratando de corregirme, siguió buscando y encontrando las palabras del calamochino en el diccionario. Siguió aprendiendo en suma. Escudriñando palabra a palabra cuanto yo decia.