Recuerdos de Calamocha

Recuerdos de Calamocha

miércoles, 10 de mayo de 2017

Un diez de mayo en la familia.



Tal día como hoy, un diez de mayo, de 1877, muy probablemente nacía una de mis bisabuelas, por parte de madre, y por nombre Emilia, y lo hacía en Torrijo. Han pasado desde aquel entonces 140 años. Ella, estaba llamada a ser la madre de mi abuelo Casimiro y la cabeza visible de la familia, años y años después. No hay duda, somos un matriarcado.

Sus padres también de Torrijo, fueron Vicente De Gracia, cuyo apellido hace alusión a su origen desconocido, a la “inclusa”, y Petronila Martinez Arpa. Obvio el tratamiento de don o doña, señor, o señora, pues parece que siendo pobres como eran entonces y como somos ahora, este de más entre nosotros.

Mi bisabuela Emilia Gracia Martinez, se casaría con José Meléndez Sanchez, el cual muy probablemente nació en torno al 1874 en el Rabal de Calamocha, y con unos pocos años marcharía a Torrijo, los calores, les dirían a su familia, los calamochinos.

Y los padres de este, uno de mis bisabuelos fueron, Francisco Meléndez Marco y Gaspara Sánchez, de Odón. Murió sin más, allá por el 1920 en Torrijo donde descansa, junto a sus padres.

Tal dia como hoy, un diez de mayo de 1910, nacía igualmente en Torrijo mi abuela Rosa, hoy habría cumplido 107 años. Que yo recuerde nunca celebro su cumpleaños, de hecho, pudo nacer cualquier día de mayo, que bien le daba lo mismo.

Hija de Blas Mateo el Pozero y Jerónima Bruna, nacidos ambos en Torrijo en 1860 y 1861 respectivamente, a quien le decían cariñosamente, Jeroma, y por ende a toda la familia, los Jeromos, ella, la Jeroma, vendría a morir de lo mismo que luego lo haría mi abuela una mañana de San Antonio, en la cual Calamocha amanecio nevada, tras conocer la muerte de su prima Nieves, de perlesía murio la Jeroma y su hija, le dió un paralis, algo a la cabeza y al cabo de tres o cuatro días la enterraron, allá por la guerra … y unos años después le llegaría la hora a Blas, al pie del carro, en el campo, le pico algún mal bicho, se empezó a hinchar, y en cuatro días se fue. Ambos descansan en el pueblo más bonito del mundo, en Torrijo.


Navarrete, desde Santa Margarita, hace tan solo unos días. Abril del 2017

Tal día como hoy, un diez de mayo de no hace mucho, de un año que no logro recordar, (1949), allí en Navarrete, otro de los pueblos más bonitos del mundo, nacía mi prima Rosa, a quien hoy debo felicitar, pues es su cumpleaños. Emilia era su abuela paterna. Felicidades…muchas felicidades… Imagino, su nombre, se lo daría mi abuela Rosa, casada con un hermano de su padre. Quienes ya por aquellos años, y desde hacía tiempo, vivian en el Barrio Nuevo de Calamocha.


Tal día como hoy, un diez de mayo de 1958 en aquellos años lejos ya de todo, mi prima Rosa, toco a la puerta de su abuela Emilia para despertarle, la abuela le contesto, era domingo, y dijo aquello de “me mudo y salgo”. Al ver que tardaba en salir, fueron de nuevo a llamarle, y allí, vestida de domingo, la encontraron muerta. Ya no hubo que amortajarla. Quedo en Mirambel, enterrada la abuela Emilia, mi bisabuela como si no hubiera querido lo inevitable, dejar su casa, dejar Teruel.

Tal día como hoy de hace cuarenta años, el 10 de mayo de 1977, moría en Calamocha mi abuelo Casimiro, hijo de Emilia y José, había nacido en el Calvario de Torrijo en el año 1906, creo recordar que también un mes de mayo, y se moría el mismo día que, su madre había nacido y muerto, el mismo día que había nacido su mujer Rosa, el mismo día que había nacido su sobrina Rosa

Y quien sabe que más cosas habrán ocurrido y estarán por ocurrir un diez de mayo en la familia, un día  que cada año hay que vivir para contarlo.

De los años de la Cazalla. El diez de mayo.

No hay comentarios: