Recuerdos de Calamocha

Recuerdos de Calamocha

domingo, 15 de noviembre de 2015

De los Mainar Roche de Navarrete.

AQUEL hombre, tío abuelo de mi padre, quien luego contara la historia que ahora recordamos, era hermano de mi bisabuela Martina, la yaya de los veranos de la Boneta. Aquel hombre, pariente cada vez más lejano, llegado al mundo en Navarrete, allí al lado mismo de Calamocha, terminó siendo todo un personaje de leyenda entre la familia, digno de una de esas novelas de aventuras de Don Pio Baroja, le faltó tal vez hacerse a la mar, pero no le fue necesario para viajar y convertirse el leyenda.

Su nombre, se resiste, entre nosotros, sus descendientes al olvido, muchas de sus gestas asombraron en su momento a la familia y día a día, han llegado hasta hoy, a golpe de admiración y recuerdo. Como un camino, el suyo, a seguir, en los momentos más difíciles, como un ejemplo de superación.

La mayoría de sus recuerdos, victimas del tiempo pasado, se perdieron ya, pero de entre todos, queda uno, que merece la pena volver a contarla una y otra vez. Y eso es lo que precisamente hace mi padre, cada tanto, una y otra vez…Contarlo.

La última vez que oí de mi padre la historia, fue hace unos meses, a la hora del café del mismo día de San Roque, "joder que balaguera llevamos encima, dijó, sin comer, sin beber y uno ya no puede ni tatear, ni aun remecerse en la silla para echar a levantarse, y el caso, es que quiera o no quiera, uno tiene que tirar para adelante, que tiene sus obligaciones, no queda otra, si no en los jubilaos, me echaran de menos para el guiñote. Que viejos estamos, copón bendito que decía tu abuelo, habrá que coger al toro por los cuernos y levantarse de la mesa, al toro o al oso, como hizo el tío Antonio en Daroca, … ¿os lo he contado alguna vez?. El Tío Antonio, pero no el hermano de mi madre, si no el que le dió  el nombre, el hermano de mi abuela Martina, la madre de mi madre."

Habrá que coger al toro por los cuernos y tirar para adelante, la de Mainar Roche en Daroca, no sé si os lo he contado o no alguna vez, el caso es que mi abuela era de Navarrete y se llamaba Martina, a vosotros aún llegó a conoceros a los dos, al poco de nacer tú, se murió. Pero no creo que fuera culpa tuya, estaba ya muy mayor. No fue por eso.

Mi abuela tenía un hermano que se llamaba Antonio, y también estaba Cirilo, que fue el último en morir, de ese si que os acordareis, con ese nombre, es difícil olvidarse de uno, además se murió hace cuatro días como aquel que dice. El caso es que mi Tío Antonio Mainar Roche, por esa puerta no cogía, y no por alto, aunque pequeño tampoco era, si no por ancho, por ahí tendría que pasar de medio lado, tenía mi Tío unas espaldas como armario ropero, como un Pegaso, unos brazos, unas piernas, no se lo llevaba el aire, no, y valiente como el solo. Fanfarrón y tronera que para eso era de Navarrete.

El caso es que un día, era yo zagal y ya me contaban a mí la historia, así que imaginar, que año podría ser, uno de esos de antes de la guerra. A mi ver había feria en la capital, en Daroca, y lo que pasaba entonces, ¿podíamos bajar a Daroca?, se ve que pensaron, pues nada, vamos a la feria, ¿te vienes?, venga, vamos a buscar a este, al otro, a correr la voz, y todos camino Lechago, carretera y manta, unos detrás de otros, andando como digo, a Daroca a pasar el día y ver la feria, entonces los caminos estaban todos llenos de gente yendo y viniendo. Conque al cabo del rato, se plantarían en Daroca.



Así que por allí pasarían el día, perras no se gastarían muchas, porque no había, mejor ganar que gastar, así que como todo, siempre que había ocasión de ganar alguna puta perra, pues había que hacer lo que fuera menester. 

El caso es que allí en la feria había un feriante que tenía un oso con un bozal, atao a un poste con una cadena, de modo que el oso solo podía andar unos metros en círculo, y aquel  buen hombre, se jugaba los cuartos con unos y con otros y siempre ganaba. La cosa era que tú pagabas por pelear con el animal y si le ganabas aquel hombre te daba el oro y el moro, lo que fuera, bastante al parecer, porque nadie en su sano juicio, por muy fuerte que fuera, era capaz de tumbar al oso. Considera que dicen en Navarrete.

A mi ver, como os digo, aquello era la atracción de la feria y la gente andaba como loca con el oso, y tiraban también a apostar con unos  y con otros por ver quién aguantaba más, ya que tumbarlo no lo tumbaba nadie, el feriante se forraba y la gente se divertía, y así ya de parte tarde cuando ya habían resuelto volver se pararon otra vez allí entre el jolgorio de la gente, a oler.

 Y a mi Tío Antonio se ve que se le revolvió la sangre de ver que no sé si era el Molinero de Ferreruela, o no sé de dónde, que casi le gana. Pues si a este botarate le puedo yo, se ve que le decía el Tío  Antonio a su hermano. Además, para terminar de joderla, parece que habían tenido sus mas y sus menos en alguna noche de ronda por esos pueblos, mi tío y el molinero, sin llegar a las manos, se tenían ganas, vamos, lo que pasa, y el Molinero al verlo en la barrera le dijó “navarretino, yo no puedo con el oso, pero contigo ya sabes que si, el día que quieras me buscas, y aun atado como ahora está el oso te doy una paliza”.

Justo le vino oír eso, a mi tío, entre que ya estaba un poco picao con el oso, y este que le provocó, le faltó tiempo para entrar al ruedo a pelear.

Se ve que la primera vez fue tirar las perras y hacer el ridículo y quedar como cagancho, como un gabache, no pudo con él, sus mas y sus menos, pero el oso sabia más que los ratones coloraos, y aunque parecía pequeño, o poca cosa, bien plantao no había forma de echarle mano, así que entró una segunda vez a pelear, menudo disparate pensarían todos. Otra vez a pelear.

Y se ve que de segundas se plantó allí delante del oso, y lo esperó, nada de atacarle, la gente le decía de todo menos bonito, pero él se quedó esperando al oso mientras el dueño le cantaba el tiempo y le recordaba las normas que hubiera, que había que pelear que así no valía, que eso de correr de un lado para otro era de poco hombres, que fuera a por el oso.

Pero mi Tío ni caso, allí lo esperaba le gritaba, lo citaba como a un toro, hasta que por fin, se ve que el oso se decidió a atacar al de Navarrete al darle caña el feriante. En eso que el oso se puso en pie y se fue directo a por él, y eso es lo que esperaba, mi Tío, que se pusiera a dos patas y le encarase, y es que en la familia, aunque no somos valientes, de cobardes no tenemos nada, y si bien listos no somos, tontos tampoco, así que el pariente navarretitno le tiro un amago, se medio agacho, le paso una mano por el cuello y con la otra la echo abajo y le agarro de los huevos, y a escape sin esfuerzo alguno lo levanto en el aire, lo dejo caer al suelo de espaldas y se le sentó encima, vamos que le dio una paliza que lo dejo baldao en un momento. El oso, animalico, ni se canteo, lo trabo como a un cordero y no hubo más fiesta. Así que se volvió con un puñao de perras, las del feriante, las que apostaran, y las del molinero.

Luego todos querían hacer lo mismo, y todos querían entrar a pelear, pero el oso de tonto no tenía nada y ya no hubo quien le echara la mano ni al cuello ni a los cataplines, aprendió rápido, pero el Tío Antonio se fue de Daroca por la puerta grande, se tuvo que ir de la feria, por que el oso en cuanto le notaba el olor se escondía y se ponía a llorar, así que el feriante amo del oso, aun se ve que le dio alguna perra más porque no se acercase por allí. Joder, era un tío cojonudo de verdad, mi pobre Tio Antonio.

En fin, lo que os digo, así es la vida, a veces hay que coger al toro por los cuernos o al oso por los cataplines como hizo el Tio Antonio, y tirar para adelante, así se ha dicho y contado siempre en la familia.

Entonces, ¿ya conocías la historia, ya os la había contado?.


De los Años de la Cazalla. La Puerta Grande de la Feria

2 comentarios:

Marian Roche dijo...

Jolín!!! Me ha encantado leerlo y leerte. Me ha hecho pasar un ratico estupendo.
Gracias por el aporte. En cuanto vea a mi padre se lo enseño para que también a él le haga disfrutar un ratico.
Un cordial saludo.
Marian Roche.

Jesus Lechon dijo...

Mil gracias, y recuerdos. Tu padre disfrutara recordando y sacando parentescos, y a buen seguro te contara mil y una historias. JESUS