Recuerdos de Calamocha

Recuerdos de Calamocha

miércoles, 15 de julio de 2015

Albonican Graffiti.

AQUELLAS noches, del despertar a la vida, aquellas noches de sábado, llegada la hora, sin nada que ver en ninguno de los dos canales de televisión, sin ganas, acabábamos en la cama junto a la radio tratando de escuchar el futbol, lo único divertido de aquellas noches en tierra de nadie, el fútbol, lo único que se podía escuchar. Y no siempre había suerte, a veces, ni aún el futbol a través de la SER se podía sintonizar, mientras RNE tan apenas tenía un hilo de voz.

Aquella noche calamochina, podía ser la última de nuestra vida, ser Calamocha pasto de una invasión de marcianos, llegar el fin del mundo y no enterarnos de nada. De hecho, de aquella excursión de Tejero al Congreso, tan apenas, pudimos saber algo en lo que hoy llamamos “tiempo real”. Además, por aquellas fechas, en unos de esos programas de Iñigo los domingos por la tarde en la tele, un piloto de Iberia, lo había dejado bien claro: el ovni lo vi sobrevolando Calamocha, de camino a Madrid, en el Puente aéreo. Sin duda alguna, estábamos en su punto de mira, Calamocha el centro del universo.

Jugando con el dial, emisoras franceses, árabes, su música, se escuchaban con nitidez, era el colmo, el pan nuestro de cada día, del todo inexplicable, escuchar emisoras de vete a saber dónde, en francés, en árabe,  y no oír nada de Madrid, Barcelona o Zaragoza, de Teruel ni hablar, para qué, si era poco menos que Calamocha, la isla bonita. 

El radiocasete aquel ya era viejo cuando nos lo regalaron, si bien las cosas antes, aun nuevas parecían viejas, (era como un Mecano Made in Corea), como si llevasen años fabricadas y  otros tantos en las estanterías de las tiendas. Las cintas se las tragaba cada dos por tres, la tapa de las pilas hacía tiempo se había perdido, rota así mismo la puerta del casete, la antena bailaba y amenazaba con sacarte un ojo, todo un fantástico desastre, cinta tras cinta  había que cortar y poner celo para volver a escucharlas, y las pilas, se la tragaba que daba gusto. Así solo quedaba la radio para la noche y gracias... y en ella una palanca que decía FM, y que allí en el pueblo hasta ese momento no servía de nada, sin embargo, todo ilusión, no perdíamos la esperanza, y cada día, por probar no pasaba nada, cambiábamos  la palanca de AM a FM y movíamos el dial.

Aquella noche subimos a la cama a escuchar el final de un Barça Málaga, y ocurrió aquello por lo que llevábamos tanto tiempo soñando, que no luchando, no podíamos luchar, ¿contra quién?, no podíamos cambiar el pueblo de sitio, ¿o sí?, el pueblo a trasmano de todo era un remanso de ondas silenciosas, eso se decía, eso creíamos. Sin embargo, la música termino por llegar a Calamocha.

Fue sencillamente magnifico, mi hermano llevo la palanca de la FM a su posición, movió la rosca, lo que tantas y tantas veces habíamos hecho y de pronto la niebla se paró y oímos atónitos “parafernalia” si esa fue la primera palabra que oímos.... volvió atrás, sintonizo y la voz de Pedro Elías, de Canal Dos de Radio Zaragoza a través de la FM entro en casa, como si estuviese allí mismo junto a nosotros, y llego a Calamocha para quedarse.

La música llego a Calamocha. Parafernalia, parafernalia, parafernalia. Aquella noche, todo un momento mágico quedo inevitablemente ligado a esa palabra, escuchamos la radio hasta dormirnos, se agotaron las pilas, y al despertarnos a la mañana siguiente bajamos corriendo a por el cable de la luz, enchufamos el radiocasete una segunda marca de la marca el pato, y bendito sea dios,... Sonaban los Beach Boys. Sería el año 83, tal vez 84 poco después escuchamos el debut de Butragueño, en un descanso musical, así que eran esas fechas,... el momento justo para dejar la Marcha de Aplauso los sábados por la tarde, a Tequila, Parchís y Boney M  y subirnos a la Movida. Íbamos a convertirnos lo mismo que  Loquillo en una rock and roll star.

Se corrió la voz, prácticamente todos lo habíamos descubierto la misma noche, tantas eran las ganas de escuchar la radio, la música, que la desesperación diaria nos llevaba a todos a la misma rutina, probar por probar en el dial de la FM. ¿Pero qué había cambiado, como era posible, de buenas a primeras, acaso nadie sabía nada?

Efectivamente nadie sabía nada, solo una cosa, la radio en la FM se oía perfectamente, solo una emisora, pero qué más daba, habíamos pasado de la nada al todo. Del silencio a la música. No queríamos saber nada más.



Como la voz del Hombre Lobo en American Graffiti, aquella música que vino a poner banda sonora a nuestros años del despertar, nunca supimos muy bien, de donde salía ni por qué, ni para qué, y en realidad jamás nos importó,... día a día, la radio de la FM, la Frecuencia Modular, llegó para quedarse, y con ella toda la música de los ochenta. Solo los días de tormenta, dejaba de escucharse, acrecentando la tristeza del momento, ver llover, sentir los truenos. Había que cuidar el repetidor, fuese de quien fuese, estuviese donde estuviese, no quiero ni pensar que habría sido de nosotros en aquellos días lo mismo de invierno que verano, sin la posibilidad de escuchar música,... han sido los Tajadas, los que ha puesto el repetidor, se comentaba, y mirábamos hacia sus tejados, y pensábamos !benditos sean!, en cualquier caso, ni se nos pasaba por la cabeza mirar hacia los tejados del ayuntamiento, ocupado como estaría en goteras y cosas más serias, ni siquiera nos acordábamos de ellos para dedicarles una de Los Ilegales, aquella de “soy un macarra, soy un hortera…”. 

Preocupados y mucho durante un tiempo estuvimos, en tareas de aprovisionamiento, cual Alaska y los Pegamoides y su terror en el hipermercado, sacando de donde no había, todos los transistores posibles, grandes pequeños, a pilas, a luz, con el fin de tener todos los rincones de nuestra vida musicalizados, dándonos cuenta de que tantos como había por casa, ninguno tenía FM, había que comprar, pedir prestado, y por cierto como era posible que hubiese tantos “arradios” por todos los sitios si era imposible oír nada con ellos… hacerse con unos cascos, era ya otra de las prioridades. En fin, pedir a quien fuese, que de Andorra nos trajese una radio AM FM y cascos…. Y se olvidase de los paraguas, quesos, cartones de tabaco y demás tonterías. Alguna que otra radio afortunadamente fue llegando.

Las noticias de la SER por la mañana eran nuestro desayuno, enganchados al “sermómetro”, los Cuarenta Principales por la tarde con todo el calor, a la hora de la siesta era lo mejor, y a eso de las seis por fin,… aparecía en las ondas Radio Calatayud, god save the queen, él no va más. La nuestra. Durante meses, años, Ole, Ole,…Calamocha fue un barrio de Calatayud, y no nos importó en absoluto, fuimos unos bilbilitanos más, estábamos al tanto de todo cuando ocurría allí, sus desgracias eran las nuestras, y sus alegrías también, por el contrario, de Calamocha seguíamos sin saber a penas nada, ni importarnos. Vivamos felices en Calatayud, y a ratos en la Venezia de los Hombres G,  lejos de Calamocha en cuanto encendíamos la radio marchábamos a Calatayud, o a cualquier pueblecito de su alrededor, sufríamos lo indecible con ellos y la amenaza de la autovía a Madrid, quién nos lo iba a decir que años después nos tocaría a nosotros, también con los incendios en la Sierra de Vicor o la tensa espera de los carteles de las fiestas de San Roque o de la Virgen de la Peña… Cualquier despistado de paso por nuestro pueblo, podía entrar a comprar un jamón, y dudar de si estaba en Calamocha o Calatayud al oír la radio de fondo tras el mostrador.

Y así desde el cielo de Calatayud, voyage, voyage,  a la tierra calamochina fue llegando la música de los ochenta, Dona Sumer, Flasdance, Michael Jackson, Bon Jovi, Maniobras Orquestales en la Oscuridad, mientras nosotros íbamos con la radio de un lado a otro, tanto en verano como en invierno, estudiando con música, jugando en el barrio las tardes de verano interminables partidos de voleibol sin playa, fai un sol de carallo,  sentados a la fresca a la espera de que los mayores contaran algo interesante, con música cuando íbamos a pescar, o a sacar las patatas, ni aun todos los coches tenían radio en aquellos magníficos años, ni mucho menos con FM…

Y llamando, llamando cada dos por tres para pedir una canción, cualquier excusa era buena. Aun hoy, escuchando M80 me dan ganas de llamar, has apuntado el teléfono me dicen en casa, vamos a llamar, no hace falta, les digo yo, aun me lo sé, aun guardo en la memoria el número de Radio Calatayud, pero ya no llamo. Llamábamos para pedir una canción, Lobo hombre en Paris, Jardín de Rosas, la canción del momento y pedíamos por favor presenta la canción y déjala sonar entera, vamos a grabarla. Aquello resultaba maravilloso, podíamos grabar todo y con la mayor calidad del mundo, y luego de casete a casete y guardando silencio hacíamos copias de unos a otros. Oye, ayer grabe esta, yo aquella, nos falta Ni tu ni Nadie, vamos a llamar y que nos la dediquen a los del Rabal. Deben estar hartos de nosotros…

Y no todo era música disco, ni de la movida, también estaban los heavies de Villarroya que llamaban a todas las horas para pedir Still love you de Scorpions aún hoy al escuchar M80 hay quien llama y sigue pidiendo esa canción, desde Barna, desde Granada, la piden y pienso si no será uno de aquellos que escuchaba Radio Calatayud, y que un buen día, dejo su pueblo, pero no su música.

Un mal día, Radio Calatayud dejo de escucharse, Siniestro Total, en su lugar el silencio u otra cadena, no lo recuerdo, hace años dejó escucharse, volvió el silencio, cien gaviotas donde irán, adiós a la música, a la banda sonora de la vida en su despertar, seguramente entre nosotros resulto toda una catástrofe, aunque ya tuviésemos todos radiocasetes de dos pletinas, listas para grabar las cintas que comprábamos en los moros cuando el mercado estaba en la plaza de la iglesia, esto no puede estar prohibido pensábamos, se vende en la plaza del ayuntamiento, y si vende radiocasetes con dos pletinas, será porque se puede, …. Pero los malos recuerdos, y entre ellos esta, el fin de las ondas de Radio Calatayud hace tiempo los condene al olvido.

También desapareció aquel viejo radiocasete segunda marca, de la marca el pato, años más tarde en Zaragoza donde termino sus días, roto el casete, roto finalmente el Dial, imposible oír música, oír nada, lo baje al portal y lo deje sobre una lavadora vieja, un día de esos, que pasaban a retirar electrodomésticos por los portales, aquel viejo aparato, sin él no habríamos podido vivir, tendría el pobre más de veinte años.


Cuando lo abandone, sonaba en mi cabeza los acordes de “soy un gnomo, el más anciano del lugar…” La canción con la cual durante años la Discoteca Albónica daba por terminados los domingos a eso de las diez de la noche. Es inevitable desde entonces el recordarla cada vez que algo se acaba.

miércoles, 1 de julio de 2015

El Artista. De Joaquín Carbonell.

Don Joaquín, saludos desde Castellón, por fin, compré y leí su libro. A continuación, lo que de todo ello resultó. 

Recuerdos y un abrazo.

JESUS

El Artista de Joaquín Carbonell. 

EL LIBRO


SUBIMOS a Zaragoza, pasada Semana Santa y allí en el Coso, en una bocacalle, compre por fin el libro. Tras buscar sin éxito la estantería de Grandes Autores Aragoneses de todos los tiempos, me rendí, y acabe preguntando:

Quiero El Artista de Carbonell, el último que ha escrito Antón Castro, y el de Sergio del Molino en el cual cuenta los recuerdos de su abuelo.

El librero, atento recorrió en un suspiro los estantes y dejo sobre el mostrador, dos de los tres. Falta El Artista. Le dije con cierta desilusión, realmente era el único que me apetecía leer ya.

Oh si, ese lo tengo aquí mismo, no se me olvida, ahora se lo acerco. Se retiró tras el mostrador, a una especie de bodeguilla, lejos de los ojos escudriñadores de los curiosos, como yo, movió un par de cajas, lo saco, le paso la manga por el lomo, casi lo acaricio y lo dejo con sumo cuidado sobre el mostrador.

Virgen del Pilar, pensé yo, que no daba crédito a lo visto, no sabía que Carbonell estuviese prohibido en Aragón y El Artista fuese un incunable.

 ¿Pero quién gobierna aquí?. La falta de confianza no me dejo preguntar, me quede con las ganas, los libreros son gente muy seria… inmediatamente pensé, voy a tirar 19 euros, los tendrá ahí para devolver, ha debido ser un fracaso monumental.

En fin, salí de la tienda pensando que me llevaba un libro maldito, si Carbonell no vende en Zaragoza, donde va a vender en Castellón. Diome aquello que pensar, tan ese así, que aún sigo tratando de averiguar que pasó.



Un artista en la familia. 

RECUERDO



Y en qué familia no habido un artista, la mía no es ninguna excepción, hubo al menos uno, hace muchos años, en la Barcelona de antes de la guerra. El Tío Blas, quien salió huyendo de Torrijo, de los barrenos y los picos, no, en Torrijo, ahí entre Calamocha y Monreal, no había minas, su padre hacia pozos, de ahi los picos y los barrenos.

Instalado en Barcelona, la familia siempre recordó, que dada su buena planta, sus casi dos metros, lo buen mozo que era, su enorme don de gentes, guapo y flamenco a mas no poder,… se dejó seducir por el mundo de la farándula, comenzando como modelo, tocando el violín, queriendo llegar a ser, ni más ni menos que como el gran Rodolfo Valentino, quien en comparación con él, la verdad, era poca cosa.

Lo recuerdo cantando cuplés, jotas, recitando versos de aquellos años allá por los veranos de los ochenta cuando venía a dar vuelta de la familia, hablando de viejas películas y revistas,… Durante años busque su rastro, su nombre, alguna foto, algo, que sirviese para poder decir, el Tío Blas fue artista y salió en…

Desistí, quedo la ilusión, el pensar, algún día lo veré en youtube, en alguna vieja película, subida de tono, quien sabe, algún día…La familia recordaba de él muchas cosas, y entre ellas, que fue artista. Pero.

Hace algún tiempo, hablando, recordando con quien al fin y al cabo vivió junto a él allá en Toulouse, si, mi Tío Blas, era anarquista, lo tenía todo para triunfar, comentó que aquello de ser artista, en realidad no era así, que no hubo nada vaya,…que sí, que cada vez iba hacerse una foto, para mandarla a la familia, el fotógrafo le tiraba los tejos, y le recordaba que debía buscar un trabajo en el mundo de la farándula, dejase las patillas largas, el éxito vendría solo, como al mismo Valentino… Ve aquí, le dijo un dia, bailes, orquestas, teatros, necesitan gente. Y allí que se fue.

Hizo la mili, voluntario en caballería en Barcelona, para salir del pueblo e irse bien lejos, no habia mejor lugar, no hacia cuenta de volver, lo suyo eran los animales, los caballos, la ciudad… y allí su planta y buen hacer hicieron el resto, tenía amigos en todos los sitios, y los oficiales y señoritos lo llevaban a todas las partes, así que acabada la mili, le buscaron un trabajo en el club de hípica de Barcelona, .. y allí, lo que faltaba, de cuadra en cuadra, por las mañanas daba buena cuenta de las mujeres de toda esa gente, y por la tarde alternaba con militares y demás, si confiaban en él, si lo querían, que llego a tener un barco, un yate, anclado en el puerto de Barcelona durante la guerra a su disposición, al cual iban a pasar muchos fines de semana durante la guerra. Hasta llevado por la desesperación pensó un buen día soltar amarras y marcharser al Uruguay.

Si, que una vez, ciertamente, tanto lo rondaron, tan dispuesto estaba a todo, que se presentó a donde fuese, que necesitaban gente, siguiendo las recomendaciones del fotógrafo,  recordaba mi tía, que nada más verlo lo contrataron, era una orquesta de baile, y el torrijano debia tocar y rondar de mesa en mesa, .. Ni siquiera les importo que no supiese tocar el violín.

El Tio Blas, era la responsabilidad absoluta, y salió de allí contratado, uno de tantos trabajos y entretenimientos que tenía, salió y se fue directo a comprar un violín, y se puso aprender. No le dio tiempo, empezó el jaleo y lo empeño para poder comer, cuando ya los gatos de los tejados de Barcelona se acabaron. Vamos, no fue artista, aunque a la familia le hubiese gustado que lo fuera, y como tal lo recordaba.

El Arista de Chuaquin Carbonell

LECTURA


Y por fin, entre tanto recuerdo, encuentras el momento, abres el libro y comienzas a leer,  al cabo de una docena de páginas, lo cierras.

Suele pasar, a veces hay libros que te gustan y te dices a ti mismo, o lo leo poco a poco, disfrutando, o lo devoro sin más. Se ha de optar por la primera opción, al menos en mi caso, por beberlo a sorbos y saborearlo. Uno no se encuentra todos los días con un libro escrito en blanco y negro, ni menos aún que te traiga recuerdos, te haga soñar, te distraiga con todo aquello que pudo pasar, o simplemente pasó.

No tardo en pensar, tendré que volver a ver Viridiana, y unos días después, avanzada la lectura, caigo rendido en el sofá, como imagino le pasa al señor Carbonell, cuando llega la noche, noches que antes eran de farra y ahora son de televisión en blanco y negro, y entre tanto mando echo mano del disco duro que hay pegado a la tele, cansado la noche me confunde y salen los créditos de El Angel Exterminador, Viridiana tendrá que esperar.

Ya puede cantar misa, que a buen seguro no se llamaba Antuan sino Chuaquin, aquel que huyo de los brazos de las suecas, como antes de la mina, en busca de la ternura de Silvia Pinal. De modo que de principio a fin, todo lo contado en el libro resulta tan verdad como la vida misma, tan cierto como claro es el final de Viridiana, fruto tal vez de un hermanamiento México, Francia, Aragón, por parte de Antuan, pillado por Buñuel con las manos en la rubia y los pies en la gabacha … encuentro que tal vez en el libro no este contado, como aquellos detalles omitidos de la canción del gorila, unos por pudor, y otros por prohibición materna.

La historia en sí, resulta entrañable, el pobre Antuan tiene una suerte inmensa, vamos, que para ser un chico que no quiere picar piedra en un pueblo perdido de Teruel, lo tiene todo, o casi, o no tiene nada, ya no lo recuerdo, igual, el libro, cual película de Buñuel hay que volver a leerlo. Ha retozado con suecas, inglesas, francesas, lo cual para un chico de Teruel no esta nada mal, dormido en suma con media Europa en la playa, servido y alternado con la otra media Europa en el hotel como camarero, … no pica, no pasa ni frio ni calor, pero los hay que no tienen remedio, y un buen día se marcha a Madrid, la criatura que no quería picar, ahora quiere ser artista.

Los amantes nocturnos de Buñuel estamos de enhorabuena, el libro es una delicia, imaginar el rodaje, sus tejemanejes, sus inevitables noches de farra, el gran Paco Rabal, el no menos triste que Antuan, Fernando Rey, el cine, las pensiones,… los Dominguines, la fauna de la corte y la gran señora, a todas luces inalcanzable, Ava Gadner, a lo igual que aquellos grandes coches americanos del momento, se ve pero no se toca.

Se me olvidaba también está el partido, de los dos que hay, que en realidad son el mismo, el que cae a mano izquierda. ¿Pero le gustara la novela a quien Buñuel, ni fu ni fa, lo mismo que  el cine en blanco y negro?. A mi no me importa, y si al editor no le importó, no vamos a preocuparnos, a perder el sueño por quien se ha jugado los cuartos con tan gran osadía. Quizás por eso no sea una trilogía, una pena, una de tantas. Pobre Antuan, convertirse en actor, de una película de monjas, pobres y en blanco y negro, y para terminar de rematarlo, que jamás se verá en su pueblo, ¿Quién va a ir a verla?, ni el mismo, que mala suerte.

A pesar de todo, lees y lees con la esperanza de muchas cosas, pero sobre todo de ver a Buñuel como personaje,… y de pronto ves, que ha terminado el rodaje, la película ha triunfado, pero bueno, eso ya lo sabíamos, y te das cuenta de que adiós muy buenas, aun siendo ateo por su gracia, Buñuel se va y quedan unas cuantas páginas, ¿y ahora qué? Como no vuelva aparecer el de Calanda se antoja un final agónico. No queda otra, hay que seguir leyendo.

Es entonces cuando ya sin remedio empiezas a creerte la historia, efectivamente Antuan, se convierte en artista, hace sus cosas, se encama de vez en cuando, cuanto puede y con quien puede, empieza a leer todo lo que cae en sus manos y a frecuentar sin querer, el ambiente, antifranquista, se deja llevar el es un chico bueno, anarquista, no comunista, no un rojo cualquiera. El libro, todo hay que decirlo, la historia, se vuelve gris y empieza a pesarme, no me lo puedo creer, el bueno de Chuaquin justificándose, a través de Antuan, como el paradigma de la lucha por la libertad,… pero este qué Madrid es, pero había algún fascista en aquellos años,… ¿por qué todos cuando recuerdan, recuerdan lo contrario de lo que vivieron o hicieron?. Debe ser cosa de la edad, siempre contaron que los cabaretes de Madrid en aquellos años, hacían tres turnos, siempre era de noche.

Sin embargo, es el pobre Antuan, el que chochea, por decirlo de algún modo, fruto de la edad, no el autor de la novela, que algún día llegara a ser Artista, hará grandes turnes, llenara estadios, escribirá trilogías. Amen. El final, resulta magnifico, la vida misma, cuando uno ha vivido para contarla y ha habido alguien dispuesto a escuchar.

Ya se sabe, los de la farándula, son todos iguales, comunistas, anarquistas, fascistas todos, unos progres que mienten más que hablan, da lo mismo, actúen, canten o escriban. No son de fiar

En fin, recuerdos, acabo ya, a lo igual que he acabado de poner “Shimmy Doll" de Ashley Beaumont como tono de móvil.

Recuerdos, gracias, desde Castellón. 

4 de mayo de 2015