Recuerdos de Calamocha

Recuerdos de Calamocha

martes, 17 de junio de 2014

El día del Corpus del año 1974 en Calamocha.

Aquellos calamochinos que nacieron en el cada vez más lejano año de 1966 comulgaron, de la mano de Mosén Salustiano, un  jueves 23 de mayo de 1974, tal y como puede leerse en los recordatorios de aquel ya tan igualmente lejano como señalado día en el cual se celebraba la festividad de la Ascensión. 

Ocurre, a veces, que aún teniendo las fotografías frente a ti, se hace enormemente difícil recordar algo, por momentos no crees lo que ves, y hasta llegas a pensar, que de no existir el testimonio gráfico que tienes entre las manos, aquello jamás habría ocurrido. 

Concluyes no sin cierta tristeza pensando en la de cosas que habremos olvidado, al no haber de las mismas, ninguna foto que de vez en cuando nos recuerde lo que fuimos, camino de llegar a ser lo que somos, o algún día seremos.

En cualquier caso, afortunadamente aún hay quien de vez en cuando se acuerda de todas esas cosas caídas para la mayoría en el olvido, lógica consecuencia lo uno y lo otro, el olvido y el recuerdo, del paso de los años. 

Así, alguien un buen día, aún sin venir a cuento, lo mismo sea San Roque que la maltrecha Semana Santa,  pregunta sin venir a cuento, te acuerdas, o lo habré soñado yo, cuando éramos zagales después de comulgar, el día del Corpus, el domingo en sí, porque ese jueves no era fiesta, verdad, que nos volvían a vestir con el traje de comunión y salíamos en procesión con unos santos diminutos. 



La foto está tomada a la entrada de la Castellana, en el comienzo de la procesión, aquel lejano día del Corpus del año 1974, hace ya cuarenta años. Se dice pronto, y pensarlo, recordarlo da miedo.

Lástima que en esta foto, alguno de los menos templados de la quinta, dado que se comulgaba por riguroso orden de sección, o de sabiduría con respeto al catecismo, de listos a torpes, en acorde con aquellos tiempos del blanco y negro, perdón, de listos a menos listos, así se diría en los tiempos que nos hacen correr hoy, como digo, alguno de las últimas filas, el gracioso de turno seria, estropeo aquella tarde, al tiempo que dio hoy un sentido interesante a la foto, ya que la mayoría de comulgantes están girados hacia atrás donde debía ocurrir, sin duda, algo más divertido que al frente. ¿Qué ocurriría? 

 Dos años después, ese mismo día llovió, así que mi quinta no gozo de tan gran privilegio, no salió a la calle y la procesión se hizo por dentro de la iglesia. Una pena. Fue, eso sí, igualmente  impresionante poder sacar un santo como hacían los mayores en las procesiones, si quiera fuese bajo los arcos de la nave de la iglesia. 

Un año u otro después, la procesión debió desparecer, prácticamente todas las procesiones en si cayeron en desuso poco tiempo después frente a manifestaciones, más de moda. Llegaban otros días, llegaba el color a la fotografía, y de todo nos avergonzábamos, con tal de tirar para adelante, aún si razón alguna. 

Al próximo año, si me acuerdo, buscare la foto que falta al respecto del día del Corpus y las comuniones de aquellos años. Toca esperar. Años que ahora nos parecen tan bonitos, pero que a buen seguro si nos dejaran volver, nos lo pensaríamos dos veces; y diríamos que no.

Recuerdos

PD Las quintas anteriores, dicen, subían al Santo Cristo,  el mismo día de la comunión, con el bocado en la boca, amén del día del Corpus en el cual también “procesionarian” como viene diciéndose ahora. Solo les faltaba bajar a San Roque a pasar y posar bajo su Capa… Menuda foto.

2 comentarios:

TETE BROTONS dijo...

Nota del Editor:

Lo que se puede leer a continuación firmado por TETE BROTONS, corresponde en este caso al alter ego, de JB

Lo has clavado y ciertamente esta procesión corresponde a uno de los tres jueves que relucen mas que el sol, el día de la Ascensión.

Efectivamente está al inicio de la calle Castellana o de los Santos como dicen los castizos, el recorrido era por la tarde con el bocado en la boca y se iniciaba en la Parroquia hasta el Santo Cristo donde se cantaba la Salve y vuelta a la Parroquia donde se entregaba a los niños y niñas un diploma recuerdo de su primera comunión.

La imagen que aparece en la foto es El Niño de la Bola que aún se guarda en la Parroquia y la procesionaban los chicos, la otra imagen una Virgencita de vestir era de las Monjas y la llevaban las chicas.

Interesante será que consigas la foto del Corpus porque ahí también se han perdido dos cosas; las cortesías y reverencias de banderas e imágenes que hacían las cofradías de gloria en la Plaza de España ante la Eucaristía y de nuevo los niños/niñas que se volvían a vestir para la procesión, ellos llevando una rama de chopo adornada de cerezas, flores y caramelos y las chicas con canastillas llenas de pétalos de rosa.

Recordar todas estas cosas no es ningún mérito, es la circunstancia de que uno ya tiene muchos años.

Pascual Royo dijo...

Mu majico el maño...........y las tres Marías también.
salud.