Recuerdos de Calamocha

Recuerdos de Calamocha

domingo, 23 de junio de 2013

La Tarde del Corpus Christi.


En la tarde del domingo 2 de junio el amigo Pepe Tomas me escribió desde su rincón del Mediterráneo, para nosotros era el día del Corpus, aunque caiga siempre en jueves, día grande de la vecina Daroca, en Calamocha, como en tantos otros sitios, se celebra el domingo:

Mi más cordial saludo en esta tarde del Corpus, que por fin nos ha traído la primavera a Mallorca, aunque los cereales ya están casi todos guardados en los pajares...

¿Recuerdas la fiesta del Corpus en Calamocha? Era uno de los tres jueves en los que más relucía el sol... Llevo ya cuarenta años sin verlo...

Me viene al recuerdo la procesión, en la que los niños llevábamos una rama de cerezo, con caramelos... ¡Que tiempos!

 Querido Pepe, bien sabrás lo ocurrido, en Calamocha los cereales este año no llegaran al granero, menos aun al pajar, no habrá ni para casa ni para vender.

De niño cuando llegaban estas fechas y había tormenta corríamos con mi abuela a encender una vela y rezar delante del cuadro de Santa Bárbara, nada teníamos sembrado le recordábamos, pero ella nos decía: Rezamos por los demás, por los que si tienen.

Todo pardina, una catástrofe, toca volver a empezar, tal vez sea que ahora bailamos a los santos mas que les rezamos, no lo sé.

 


Ya ves, tu recuerdo esta en la foto, comulgábamos para la Ascensión, a finales de mayo, y luego el día de Corpus, los niños más pequeños íbamos a misa de doce, con la rama de cerezo, (que mi padre traía de la Ribera, camión arriba, camión abajo, en Calamocha, cerezas, ya lo sabes, prácticamente imposible), o una rama de almendro, o de chopo, ... llena de caramelos, para bendecir, a pie del Palio, toldo aquel que debía tener mas años que entre todos del pueblo.

La foto es de principios de los setenta, de aquellos años de crisis total que ya nadie recuerda, en la foto aún no había llegado, fueron tan grandes, y tan devastadores sus efectos, que debió ser el ultimo año que fuimos niños a la iglesia con el ramo de caramelos, ... tan es así, que no recuerdo más. Se llevo la crisis por delante la foto y todos sus recuerdos. Luego llegarían otras.

El hecho de ir en pantalón corto y nuestras madres de "verano", siempre nos llevaba a pensar, que la foto no era del Corpus, que debía ser otra fiesta, ¿pero cual?. No hallábamos respuesta. Y nos remitíamos el frío que hacia el día del Corpus del año en que comulgue, a juzgar por las fotos, pleno invierno.

Por la tarde ese mismo día, salían los que habían comulgado ese año, salían en procesión llevando unos santos pequeñitos, por ahí están las fotos, por cierto el año que me tocaba además de frio también  llovió y no salimos de la iglesia.

Recuerdos, algún día, hasta veremos llover el día de San Roque en la procesión.
 
PD Ya me contaras, por conducto interno, cuales eran esos otros dos jueves que recuerdas.

lunes, 10 de junio de 2013

Un nuevo Blog ...

 
Nuevo Blog.


El último del Salobral, "Después de toda una vida sin poder mover el culo", cito así a uno de sus poetas de referencia, Don Joaquín Sabina, a mi ver,  notario de la España actual, y sobre todo de la pasada.


Por fin, como digo, tras media, si no toda una vida, pasada al final de la calle Zaragoza, frente a lo que fue la Ermita de Santa Orosia, cuantas veces se habrá quedando mirando y no la habrá visto, recordando lo que fue, rodeado de libros y de careo constante,  alternando, entre corros de catedráticos de ida y vuelta y mentideros de profesores de toda clase y condición. La mayor parte de los cuales, en justicia todo hay que decirlo, a su lado, habrán tenido más por aprender que enseñar, rodeado también, cómo no, en todo momento, de gente joven siempre ávida e inquieta. Por fin.


Después de toda una vida, reitero, ha decidido, ponerse a escribir, y hacerlo a través de un blog, lo cual es sinceramente una gran noticia, al alcance de todos pues, (bien sabe San Roque, ¡falta hacen blogs calamochinos!), y este a buen seguro lo será más, que la misma plaza del Peirón, el espaldin a la altura de marzo,  la pierna al llegar la siega, el Ratero, o el Remolachero los días de fiesta. Frío, "yelos" y cierzo a parte.


Cierto es, no nos vamos a engañar, hoy en día son muchos los que escriben, los que han caído heridos por las letras , los lletraferits, como dicen aquí, y hasta uno mismo, ¡válgame dios!, el acabose sin duda. Pero poco son los que tienen realmente algo que decir, y este es su caso, caso que lo hace interesante a más no poder, Pascual,  el de la Cirujeda, mentor y lector del presente blog , Recuerdos de Calamocha, paseante, escudriñador, lleva trápalas, charrador de antaño, arrobas de ironía, conocedor de las trochas, ve cosas, y a escape dice lo que ve, tal vez luego las piensa, pero vuelve como calamochino, nacido a la sombra del campanario y a la vera del Callejón de los Muertos, a decir lo mismo, pensador en suma, pregunta, responde, sabe, y mucho.


 De modo y manera que  habrá que seguir desde ya mismo sus inquietudes calamochinas, poco más o menos las de todos, si bien siempre quedara algo con que sorprendernos, día si día también.


 Que alguien tenga no solo algo que contar, si no que quiere contarlo, es como no puede ser de otra manera, de agradecer.

 
Aquí en enlace:
 
Y en el presente blog, a la derecha segun se ve, "Pascual El de la Cirujeda".

 
 

Al borrarse la nieve se alejaron
los montes de la sierra.
La vega ha verdecido
al sol de abril, la vega
tiene la verde llama,
la vida, que no pesa;
y piensa el alma en una mariposa,
atlas del mundo, y sueña.
Con el ciruelo en flor y el campo verde,
con el glauco vapor de la ribera,
en torno de las ramas,
con las primeras zarzas que blanquean,
con este dulce soplo
que triunfa de la muerte y de la piedra,
esta amargura que me ahoga fluye
en esperanza de Ella...
 
CXXIV
Campos de Castilla
Antonio Machado.