Recuerdos de Calamocha

Recuerdos de Calamocha

miércoles, 24 de abril de 2013

Sí, sí, ya hablaremos...

 
 


21 de marzo de 1918.

 

En este país tenemos una costumbre muy curiosa. Cuando nos encontramos, en la calle, no tenemos, apenas, nada que decirnos. Pero, una vez despedidos y dados siete u ocho pasos, se nos ocurren de repente una serie de cosas urgentes que decir a la persona que hemos dejado hace un momento. Entonces la interpelamos a grandes gritos, alzando considerablemente la voz, braceando aparatosamente. El otro nos contesta, claro es, gritando y braceando con el mismo ímpetu. Como mientras tanto vamos caminando y la separación de nuestro interlocutor, va aumentando, la conversación se convierte en un guirigay terrible. Al final, la distancia se hace tan larga que prácticamente es imposible oír nada. Entonces uno dice, haciendo un gran esfuerzo:

 

- Bueno, ya hablaremos...

- Sí, sí, ya hablaremos...

 

Y, cuando nos volvemos a encontrar, no tenemos nada que decirnos.

 

El Cuaderno Gris. Josep Pla

3 comentarios:

Pedro López dijo...

A ver doctora hechele un vistazo a la azotea de este chico que desde que le pego la coz la mula se le va la azotea.Lo bonito es cuando habla el espiritu , maño

Pedro López dijo...

A ver que ahi Lechones ,se os hecha de menos

JESUS dijo...

Donde tu ves espiritu Maño, yo veo recuerdos como los de cualquier otro lugar. en todo caso, algo habra de rancio aragones, y más de español decimononico... Da igual, leche que caldo teta no deja de ser lo mismo.

La proxima actualizacion, en un par de dias, te gustara, volvera lo que buscas...

Cuando tengas el paellero listo en le pitañar de Grao Beach, lo dices y me ire a vivir contigo...

En cuanto a lo que has leido, en t otra época lo habria puesto en la seccion Desasnando a Pedro

Recuerdos