Recuerdos de Calamocha

Recuerdos de Calamocha

martes, 1 de enero de 2013

El agua de la Cirujeda.

Cada vez que llovía mi abuela sacaba al corral una caldereta y la ponía justo debajo de la canal de uralita con el fin de recoger el agua de la lluvia, por esas canales de cemento bajaba limpia, no era como recogerla de las tejas de donde a su vez caía tierra, tosca del Poyo, musgo y de vez en cuando, pájaros, ratas y demás animales, muertos.

 En un par de minutos el agua se salía por los bordes del pozal,  lo entraba a la cocina y llenaba una sopera para poner a remojo y cocer unas judías al día siguiente y el resto del agua del cubo la bajaba a la bodega donde en una garrafa de plástico la almacenaba, los viejos garrafones de tantos cantaros de vino acarreados, terminaban por darle sabor al agua, había que guardar, pues llover, lo que se dice llover, contaba que cada año menos. Santa Barbará bendita.

Yo me imaginaba a mi otra abuela en el Peirón haciendo exactamente lo mismo, y a todo Calamocha en sí, el Barrio se llenaba de baldes, barreños y hasta alguna palangana y algún que otro terrizo donde recoger la lluvia, lo extraño para mí era que llegase algo al rio, con todo el pueblo replegando el agua del cielo, la mejor para cocer las legumbres, ahí parecían estar todos de acuerdo, tanto los del Rabal como los de Barrio Bajo, las judías, garbanzos o lentejas, aquello era una verdad incontestable, había que cocerlos en esa agua.

 Mas en esto, como en todo, nunca llueve a gusto de todos y había, por increíble que pueda parecer, quien no estaba de acuerdo. Sin ir más lejos, el "morro tocino" de mi Tío Antonio, el sibarita de la capital, quien allá en el Peirón discrepaba del gusto de su hermana y abuelas de pueblo en general por el agua de lluvia a la hora de cocer, frente a otras aguas, y en concreto la de la Cirujeda. Tetica de monja a su decir. Y lo mejor para los riñones.

Vamos, que para que te quieres incomodar, pues si el día que mi abuela estaba de matapuerco le ponía al "morro tocino" de su hermano, un plato de judías blancas, con morro y oreja, cocido con agua del cielo, lo hacía un desgraciado.

 Semejante manjar convertido en una porquería por no saber cocer las judías conforme dios mandaba, con el agua adecuada. Había lio y del gordo. "Maño, o comes, o te jodes". Sentenciaba mi abuela, la del Peirón. Para quien eso de que el agua del cielo bajaba sucia a causa de la contaminación mientras que el agua manada de la tierra estaba limpia como una patena, le costaba de  creer...

Pues yo que queréis que os diga, que si lo sé no vengo, y que otro año me lo pensare, que llega uno aquí a su pueblo, a joderse de frio, con toda la ilusión del mundo por tirarle de la pata al tocino, asar el rabo en el fuego del agua caliente para el vermú, y comerse unas judías bien hechas, y te encuentras con esto, para cuatro mondongos que me quedan, una jodienda.

Hacerme unas judías así, con ese agua que las deja tan duras, y todos los años igual, donde este la de la Cirujeda que se quiten la del cielo, parecéis tontas, por no decir que lo sois, no vais aprender en la vida, y no será porque no os lo diga todos los años, joder, la legumbre se cuece con el agua de la Fuente de la Cirujeda.

 A este paso, por no salir a por agua los pocos días que llueve acabareis cociendo con la del grifo, o con la bendita si fuerais mas a misa, y si mi apuráis de la Fuente del Bosque, de ese agua que ni las ovejas ni las caballerías han querido nunca...


Otra igual, no sé en qué cojones estaría pensando el Alcalde que fuera cuando se fue al Poyo a buscar el agua en lugar de tirar para la Cirujeda, a esos también, lo mismo que a vosotras, matarlos, por ver si escarmentaban, era poco... Y aun te diré más maña, ahora cuando vuelva del Casino aunque este helando agarrare con los zagales y nos iremos a la Cirujeda, que ya casi no nos queda agua en casa y llenare las garrafas con las luces del coche y sino mañana y en cuanto llegue a Zaragoza le diré a la Pilar que me haga judías bien hechas y no zancochadas de cualquier manera como estas, así que ya me pondrás algo de morro y oreja y chorizo, además del mondongo que llevaras pensado  darme, para cenar mañana en el Charco.

Y venga, mirar de terminar ya, no comáis tanto que no os hace ninguna falta, levantaros y prepararnos el café, sacar la botella de Veterano,  que me tengo que ir a echar la partida, y venga maña ve a dar vuelta de la morcillas y pinchalas,  que no se os revienten como todos los años, que luego no hay quien se las coma. ¿Maña, han quedao judías?.

Te levantas al fuego y lo miras tu  desustanciao, y te vas a tomar pol culo de aquí cuanto antes, a tomar el café al Casino señorito, que te aguanten allí que pagas, impertinente, si te quedas, ya sabes, a capolar, pero con lo mal que has comido y lo poco hombre que queda de lo poco que fuiste...no te acabas un tocino en una tarde. Tira a cascala.

De los Años de la Cazalla. El agua del cocido.

Feliz año a todos.

Fotografías: MIGUELS.C.V. 2012

2 comentarios:

Ismael dijo...

No sabia que llenaban las garrafas de agua de lluvia para cocer las judías,!!que curioso!!, aunque conforme cae hoy en día el agua del cielo, prefiero la de la fuente como tu tio Antonio.
Feliz año Jesus.

JESUS dijo...

Y no sere yo quien le diga a un valenciano que agua es mejor para cocinar, libreme dios, hasta ahi podiamos llegar.

Vete preparando, la noche del roscon tenemos para cenar judias blancas con morro y chorizo y con agua del cielo... Te vas a poner hasta arriba, veremos si te subes a la bici la mañana siguiente.

Medio mundo cocinando con agua del cielo y ya ves, tu ni idea..donde este el agua de valencia... que se quite la del cielo

Amen