Recuerdos de Calamocha

Recuerdos de Calamocha

domingo, 24 de junio de 2012

Jabón de Tajo

 “Ya lo creo, que tendrás jabón y no os lo acabareis, esa forma de pensar, de vivir, yo soy igual, me la enseño tu abuela, en aquellos años mi madre. Los únicos tiempos, que fuimos libres todos, allá en Calamocha, al acabar la guerra.

 Cada día antes de irnos de casa, había que dejar las camas hechas y todo limpio, como si no fuésemos a volver, como si ese día fuese el último,… por si en una de esas nos moríamos, que los pobres para morirse bien poco necesitamos, así cuando entrasen en casa a buscarnos la mortaja, pudieran decir, mira que curiosas, todo limpio y recogido, que nadie pudiera hablar de que en aquella casa estaba todo manga por hombro, sin tener ninguna faena”.


Así recuerda y resume mi tía, la forma de ser en la familia, ella camino de los noventa bien lo puede decir.

De modo  que no es de extrañar que diría aquel, que allá por los ochenta, cuando ya se dejaba de tener tocino en casa porque no podías matarlo en la cochera por mal que de que nos diese un pelo y nos entrase a un tiempo el baile San Vito y la triquinosis, que nos muriésemos al fin y al cabo, como si fuéramos a ser inmortales, y la mitad de las cosas necesarias para hacer el jabón ya ni en el sepu de León Muñoz se podían encontrar, ni polvos para secar los jamones, que también los prohibieron, pero eso ya es otra historia,… desde que se acabaron aquellos polvos rojos, los jamones del granero ya no saben a nada. 

No es de extrañar pues que mi abuela pensase un día que aquella sería la última vez que en casa se haría jabón y se dispuso hacer cuanto pudo, y aún dura. Hacia todos los años un poco, allí en el corral con las traudes y la caldera de las morcillas.  “Pero madre, ande va con tanto”, “Coño, ande voy a ir con los años que tengo, al camino Navarrete cualquier día, (Cementerio),  si ya no hay tocino, si ya no vende polvos, habrá que hacer todo el jabón que podamos, por que luego no podremos, y lo echareis en falta”. 


 


 
Aquí dejo la receta, algún día haremos, que todo se acaba, la receta como diría mi madre que es quien la recuerda, la formula al fin y al cabo del jabón de tajo de toda la vida.

“Entonces se guardaban todos los aceites de cocinar, toda la grasa de los tocinos y los animales que matabas en casa, todo se guardaba para hacer jabón, se gastaba una barbaridad de jabón, lo mismo para lavar, que para curar heridas. Lo único que se compraba para hacerlo era la sosa que le dicen. Con eso y con agua, se hacia el jabón, al principio me acuerdo, que lo cocíamos en latas de sardinas, de esas grandes que había entonces cuando era yo una cría, después ya siempre en la caldera de matar el tocino, en la caldera de las morcillas. Luego si se podía, se compraban y se ponían unos polvos para que sacase espuma y tuviese olor, pero al principio lo hacíamos sin nada, tampoco vendían claro.

Se ponía todo a cocer hasta que veías que se espesaba y entonces sacabas un poco y lo echabas al suelo y si al enfriarse se quedaba solido, ya estaba el jabón listo. Así de fácil.

Luego lo vertías en cajas de madera para que se enfriase y se hiciese todo un bloque. Al día siguiente con un alambre de esos ahora roñosos que había por casa en cualquier rincón lo cortabas a tajos, como quisieras hacerlos, y a lavar al rio, al lavador de la Fuente del Bosque y antes al Ajutar, o al del Barrio Nuevo, en cada calle, como aquel dice, había un lavador, lo mismo que un horno o un trujal.

La noche de antes de ir a lavar al rio, cogías un poco de jabón y lo regalabas, lo derritias en el fuego y lo hacías liquido y cogías la ropa y la metías toda en un balde grande a remojo con el jabón y a la mañana siguiente, ponía el abuelo el balde en el carretillo y todas a lavar al rio y allí ya le dabas con el jabón de tajo, y se quedaba la ropa limpia, limpia como una patena, y un olor mas bueno que hacia … y suave y venga a charrar todas allí y nosotras a lavar lo pequeño…”


 

 
Sigue, esta vez, mi tía recordando: Aunque de pequeña, antes de la guerra, mis padres nos llevaban a la playa en Barcelona, no nos dejaban casi ni mojarnos los pies por miedo, así que aprendí a nadar en el lavador, allí en el Barrio Nuevo, en Calamocha mientras las mujeres lavaban los críos nos capuzábamos hasta arriba en esa agua tan fría.

Cada vez que me acerco a la Fuente del Bosque, o paseo por el ajutar, recuerdo el olor del jabón, tan es así, que me asomo al lavador en busca de la espuma, del brillo que había en el agua, del olor… pero nadie ha estado lavando desde que las abuelas dejaron de ir por causas propias de la edad, más que del progreso.


Más jabón y mejor haciendo click en el enlace.



5 comentarios:

joseluissancho dijo...

Esto es otra joya de las que van desapareciendo. A mi aún me queda algún tajo de los que me regalo una alumna de Tornos.
Bendito jabón que todo lo quita y todo lo cura.
Ni desengrasantes ni quitamanchas ni na de na. Lo mejor es el jabón de tajo.
Igual que veía a mi madre y a mi abuela darle al tajo para sacar las manchas que dejábamos de pequeños en nuestras escasas ropas, ahora veo a mi mujer que lo hace igualmente con la ropa de mis chicos cuando alguna mancha se resiste en la lavadora.
Y para cualquier herida en la piel es la mejor crema dermatologica que se ha inventado.

Cuando he visto la receta me he alegrado porque hace días que busco la que hacia mi abuela, pero me has dejado con la miel en los labios, porque la has dejado a medias.

Mira a ver si logras saber exactamente que polvos se echaban y en que proporción para que no se pierda la receta tal como era.

Un saludo y decirte que me ha encantado.

Pedro López dijo...

Cuanto odiaba ese jabon de pequeño , mi madre siempre hacia despues de la matanza y cuando volvia de jugar lleno de tierra en la mano solo tenia ese jabon en el grifo del patio , era duro y mal oliente a no ser que llebase esencias y mi madre hacia el basico .Ves y ahora le encuentras un sentido ,el de las cosas sencillas

JESUS dijo...

Que pueda sorprenderos después de tanto tiempo casi parece un milagro.

Hará ya un par de años que tenia apuntadas cuatro cosas en torno al jabón, el cual está en la pica de la galería dado que lo usamos a todas horas, finalmente tome las notas y las escribí para la pagina que veis en el enlace.

Ellos hacen jabón de “segunda generación”, de modo que si quieres medidas, pesos y demás, lo preguntare, pero todo es probar, ponerse y al final, no quedara más remedio que la tarde de San Roque ponernos a la faena mientras baja el calor.

Seguramente la medida de la abuela era el pozal de agua del pozo, y un arcón de grasa, mas los “polvos” y el paquete de sosa…

Todo es ponerse
Pregúntale a mi madre y a la tuya, un día las juntamos y que hagan jabón, total es herencia genética, y tiene que salir,… a nosotros nos costara algo más pero también lo llevamos en algún rincón del adn

Los polvos eran polvos, los recuerdos son recuerdos “polvo para hacer jabón”… no me supo decir nada más ya la memoria no da para más.

Si te fijas en lo que dice Pedro, le daba repelus el olor y el tacto y ahora lo añora.

A falta de esos polvos se le ponía, hierbas aromáticas, tomillo mismo, menta, lavanda algo que huela, cualquier cosa del monte que huela a Calamocha, al acabar la guerra no había otra cosa, así que le ponían hierbas.

Y para hacer espuma creo que la sal, no sé,… no tengo memoria

No te compliques. Se hace con lo básico y luego para que tenga olor y espuma le metes una pastilla de jabón o dos “cuanto mas azúcar mas dulce” dicen por aquí aunque en valenciano de aquellas pastillas de jabón de Heno De Pravia que daba la Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Zaragoza Aragón y Rioja cuando nuestras abuelas iban a comprobar que les habían ingresado la pensión…Los Bancos no siempre han sido tan malos.

No me digas que no tienes por casa un par de docenas de esas pastilla y otras tantos botes de colonia…

Recuerdos a todos y gracias.

Pedro López dijo...

ya te pasare la receta mi cuñao aun hace

JESUS dijo...

Macho, yo de mayor quiero ser como tu, siempre tienes alguien que te saca de cualquier apuro,...siendo como eres un manosdearbol desmanotao tiene su merito... Esperamos la formula para ponerla en practica... Menos mal que sabes de otras cosas y mucho...

Ale descansa

¿Como llevas el asunto Discoteque?