Recuerdos de Calamocha

Recuerdos de Calamocha

lunes, 9 de agosto de 2010

La capa de San Roque.


Hace ya un tiempo, en aquellos días de abuelos y de la niñez… Mi tía Carmen y mi tío Álvaro, a caballo entre Calamocha, La Puebla de Valverde y Valencia, pasaban, como cada año, las fiestas de San Roque, en casa de mis abuelos allá en el Perion.
La hermana mayor y la hermana pequeña, como las parejas de la Guardia Civil de antaño, de las de capa y  mosquetón, inseparables, y los cuñados, unidos por las almendras, el jamón, la cerveza y algo menos por el porrón.
Mi Tia Carmen, gracias a dios aún entre nosotros, no así los demás, tenía la ilusión de regalarle una capa a San Roque, pasadas ya las fiestas, habían quedado  para concretar la ofrenda, y al regresar a casa, allá en el Peiron…
Exaltación : Uy redios, que mala cara traes niña
Carmen: No me hables
Xaltación: ¿Qué ha pasado?
Carmen : Menudo sofocón ahora viniendo a casa, me doy cuenta que no llevo las medidas, que si tu, que si yo, … toda tarde de un lado para otro para al final, … perderlas, collons
Xaltación: Pues mujer, en algún sitio estarán, andaros a buscarlas, preguntar.
Carmen: A cáscala a la Luco podíamos irnos, no te fastidia la tía esta, ahora, después de toda la tarde de un lado a otro, de hablar con unos y con otros, vamos a ir a decirles que no tenemos las medidas, … pues si, solo faltaría eso,… que iban a decir, pues no es tonta la tia esta ni nada, que nos saca a todos de casa con esta sofoquina  porque tiene el capricho de hacerle una capa a San Roque y va y me pierde las medidas… que vergüenza maña, que vergüenza más grande. Con viento fresco, a cascala.
Alvaro: Toma, aqui tienes las medidas, …
Carmen: Esas no son, ese no es el papel que llevaba
Alvaro: Niña, si son tres números, si fuera otra cosa, pero acordarse uno de semejante cosa, …
Carmen: Anda, vete, que no te quiero ni ver, que pareces tonto tu también, la culpa es tuya,
José: Álvaro, mándalas hacer hostias, déjalas estar, que se jodan como puedan las dos, … sal al corral, ya se cansaran, que te volverán loco las tías estas.
Álvaro: José, ya voy.
José: Sácate unas cervezas y unas almendras y el plato del jamón … y luego cuando baje el calor, nos iremos a la Vega los Postigos a por los tomates.
Álvaro: Ya, llevo las cervezas en la mano, cuñao tenemos que sacar la caja a la calle, para cuando pase el camión comprar más,  menuda sudada llevo… para no haber hecho nada.
Carmen: Res de res maño, ale tira fuera, vete a saber que habrás hecho con el papel, tanto palique con unos y con otros
Álvaro: Ni lo he tocado, cuñada.
El disgusto que llevaba mi Tía Carmen era considerable, tenía la ilusión de ofrecerle una capa a San Roque había hablado con unos y con otros, aquí y en Valencia, conseguido las medidas, pensado como hacerla, la más bonita de todas sin duda, y comprometido a tenerla lista para que el Santo la estrenase el año siguiente,…  Y fuese lo más comentado de la procesión, en lugar de la “dijenda” en que llevaba camino de convertirse.
Y ahora le faltaban las medidas y la vergüenza necesaria para volver a pedirlas, … Su hermana mayor, mi abuela, no paraba de indizcarle, le animaba una y otra vez, vamos que a cada frase que decía, la hundía un poco más, disfrutaba sin duda, toda ironía…
“Pues vaya una forma de hacer el paripé,… pues vais a quedar como cagancho, … dirán, estos valencianos que vienen aquí a enseñarnos hacer paella, … pues menuda sanantonada, … que par de tontos la virgen”.
 Hasta que se canso de hablar y ver a su hermana a punto de llorar,…
“En fin, maña, más se perdió en Cuba, que sea lo que dios quiera no le des más vueltas,  apáñate con las medidas que te ha dado Álvaro, total el santo no se te va a quejar, ni por corta ni por larga, ni por bonita ni por fea,  ni nadie te va a decir nada, que a caballo regalado, … eso si tu coges la más bonita y más cara, bordada en oro y veras que bien, y más vale que sobre que no que falte, y si no mira ( le dijo señalándome a mi ), San Roque y el chico van parejos, no será más grande uno que otro, vamos que son iguales, ahí lo tienes”.
A mi Tía Carmen le cambio la cara, “a ver Jesusín, ponte de pie, date la vuelta, anda un poco, a ver, … coñe maña, sabes que si lo subes en una peana es lo mismo que San Roque, calla, ya veras, … donde tienes el metro, venga trae, y un papel y un boli, y tu, ale cariño, mone súbete encima la mesa”.



Un año después…
Llegado el verano, y con él los veraneantes, llegaba San Roque, y mis tíos también … la capa ya estaba lista. Así que a mi abuela, al verme le falto tiempo, “Carmen, saca la capa de la caja y vamos a probársela al zagal por ver que tal sienta,  mejor que la estrene el que es de casa, que uno de fuera como San Roque no te parece”
Y así fue, me colocaron la capa y me hicieron subir al rellano de las escaleras para verme desde lo alto.
Mi abuela, toda satisfacción, debió de decir algo así como “redios maña, que bien le sienta al niño, que guapo esta y que bonita es”
Carmen: Ya puede ser bonita ya, con lo que ha costado, …
Xaltación: Qué bien cosen las monjicas y que gusto tienen para estas cosas, le viene que ni pintada, les darías propina
Carmen: Si, seguro, buenas son las jodidas, …. Y un ojo de la cara también les di. Pero yo se la veo un poco pequeña, no sé, un dedo más hubiera sido mejor
Xaltación: Date, date la vuelta que te veamos y anda un poco. Eso es que habrá crecido el chico, pero tranquila, San Roque no habrá crecido, le valdrá.
Carmen: Copón bendito que par de tontas que somos
Xaltación: Maña, que no es la cosa así.
Carmen: Pues no le va a estar bien la capa al chiquillo si son sus medidas, o es que ya no te acuerdas que lo subimos a la mesa y lo medimos… mecaguen el turrón, veremos si a San Roque le queda la mitad de bien, o se la tiene que poner al perro, que solo falta que no le esté bien… que jodienda todo el año pendiente de esto, una y no más Santo Tomás.
Xaltación: Calla tonta.
Carmen: Venga, quítatela, la meto en la caja, la llevamos y me olvido de todo, que igual le viene larga que corta, … virgen santa que sin vivir llevo este año con la dichosa capa, harta estoy, de verdad te lo digo.
Xaltación: Tranquila niña, que San Roque va a caballo y no se le manchara de barro, … y el no se te va a quejar, … y la gente nada puede decir por qué es bonita de verdad. Quieto ahí tú, no te bajes, ni te la quites.
Y  mi abuela se levanto, se santiguo y su hermana la miraba con extrañeza,  hizo que se santiguara también, que se levantara del sillón “pero estas tonta o que, que vamos a rezar el rosario ahora, o le vas a echar un dicho y bailar, cualquier cosa, que tía esta”, y así fue, la Xaltacion se puso a rezar, con su nieto como santo, responso, dicho, incluido, pero no bailo “Y la capa te protegerá a lo largo de toda tu vida”, dijo para terminar., “mare de deu tu, haces la de aquel, que mientras tenga vida, no se muera”.
Xaltación: Mone maña, que ya está bien, recógela, y dásela al cura o a quien sea, que se la queden… y sino el chiquillo ya tiene capa
Carmen: Si, seguro, para él iba a ser
Xaltación: Pues bien guapo esta o no
Carmen: Chica olvídame, que se la queden y descansamos todas.
Xaltación: Ale, me voy a limpiar la borraja para sopar que dicen los valencianos.


Video

El sonido de San Roque

Click en el enlace:


( Gracias a L`Alqueria de Febrer )
Final de la procesión de San Roquico año 2009.

PD Desconozco si la capa en cuestión es la que lleva San Roque en la foto ( año 2009 ) ... De Blanco y Oro era,  pero no recuerdo más ... si a caso a la hora de comer, lo tipico: "Pues San Roque llevaba hoy la capa de la tia".

No hay comentarios: