Recuerdos de Calamocha

Recuerdos de Calamocha

lunes, 20 de diciembre de 2010

FELIZ NAVIDAD




Haz click en el enlace para ver la felicitación.

La foto es de la serie: "Calamocha La Nuit", de diciembre de 1992. Recuerdo que me temblaba el pulso un montón porque hacia un frío tremendo, y yo ya empezaba a notarlo en exceso...y me recorrí el pueblo intentando hacer fotos, a los garitos y calles... Prácticamente un fracaso total.

Detrás del pino, abeto o arbolito al abrigo pasaba el invierno como podía, el bueno de San Roque, antes de que con acierto lo pusieran cara el sol unos metros más abajo, años después. 

Feliz Navidad  y Feliz Año.

PD Siguiendo la iniciativa de Miguel hemos puesto en el Blog la opción de SEGUIDORES, y de un modo asombroso, ya son dos. De aqui a un par de años esperamos cuando menos, llegar a la docena y poder organizar un partido de fútbol, como cuando eramos críos, allá en la Era de San Roque.


martes, 14 de diciembre de 2010

La Matanza.


Por Ismael Cebrián, "El chico de la bici"  Las Aventuras del Isma

Tras leer Ismael lo escrito hace unos dias, en torno al Matadero de Calamocha   
comenzó a recordar los años de la infancia, y en concreto la matanza en el pueblo de sus padres, allá en Bonete, cerca de Almansa, en la provincia de Albacete, que en todas casas cuecen habas, por más que nos creamos únicos y especiales y nuestro pueblo el mejor, en todos era y es lo mismo, desde Onda a Bonete, pasando por Calamocha en todos en su día hubo a alguien al que le vendieron una "La Burra Ciega", ... aunque nadie lo conozca y el comprador lo niegue, yo también lo haría.

 "Ahora que he leído tu crónica sobre el matadero, me ha venido a la memoria aquellos años en los que íbamos al pueblo a la matanza, mi tío era el matarife y también tenía una granja pero a menor escala, mis padres le compraban el gorrino y el hacia el resto, aún recuerdo los chillidos de aquellos animales porque no los mataban con descargas eléctricas no, los mataban clavándole un cuchillo de considerables proporciones en la yugular. 
Mientras,, las mujeres se afamaban en darle la vuelta a la sangre en el cubo para que no cuajase. Luego lo quemaban con un soplete y a continuación lo abrían en canal para sacarle las tripas, recuerdo todo el mundo trabajando, hasta el gato que aprovechaba el mínimo descuido para pescar alguna corá (víscera), pronto se me olvidaban aquellos gritos del cerdo, cuando probaba aquel suculento manjar, como eran las gachas de matadero que llevaba lo mas tiernecico del gorrino, nos juntábamos alrededor de la lumbre toda la familia y cuando le quitábamos las ascuas a la sartén se decía "moja y atrás " porque éramos tantos que comíamos de pie alrededor de aquella gran sartén con patas.

Bonito recuerdo que lamentablemente ha pasado a la historia"

 PD La foto es del año 1994, "haciendo morcillas", lo primero que se hace, para no andar con la sangre cruda más tiempo del necesario, lo más delicado, hay que darle despacio a la palanca, cuidando de no reventar la tripa, luego se pinchaba y a cocer, y siempre era la persona de mayor edad, la encargada, al tiempo que dirigía el resto de tareas... En este caso mi Tía Ángela, las abuelas ya se habían ido.

Aquel día quise con la Yashica hacer fotos a todo el proceso, desde la granja al granero, pero la tontería que desde hace unos años, de siempre en realidad, nos rodea lo impidió, había miedo, ya no se podía matar en casa y en las granjas casi que tampoco, ... Como siempre el progreso era y es por nuestro bien, no nos fuéramos a comer un tocino sin las mínimas garantías higiénico sanitarias, o degollado por cualquier salvaje matarife de tres al cuarto que hiciese sufrir al cerdo mas de lo estrictamente legal ... Así nos va.

PD. "Que bello es vivir", he vuelto a ver la pelicula y he recordardo que a día de hoy, y ya estamos a 19 de diciembre, continua el encierro de los trabajadores del matadero, ... llega la Navidad, y los sueños deberian hacerse realidad.

miércoles, 10 de noviembre de 2010

Alli donde acaba Calamocha, junto al Silo y la Estación...EL Matadero.

Manuel sentado en el asiento del acompañante del Avia de 7.000 kgs, para mi gigantesca, blanca y verde de Pygasa se asomo por la ventanilla y dirigiéndose a Fermín le dijo “Aquí te traigo al peón, ( Y me alzo para que me viese desde la puerta de la garita) luego, cuando tengas un rato, te lo llevas y que mate un par de tocinos. Que vaya aprendiendo". 

Fermín levanto la barrera de entrada, cual paso a nivel y pasamos al Matadero, y yo que llegaba con toda la ilusión del mundo a ver el lugar donde trabaja mi padre, sito dentro del Matadero pero ya sin formar parte de él, de pronto sentí un miedo terrible, cobarde que era y es uno, miedo a que de un momento a otro, Fermín encontrase tiempo y me llevase con él, al pie de la gamella a degollar un par de tocinos en el peor de los casos, o a tirarles de la pata o del rabo, porque gracias a Dios, yo no tenía edad para más, allá por los primeros años de los setenta.


Reculo mi padre el Avia en la nave de los piensos, en una de esas maniobras que hacia abriendo la puerta y sacando medio cuerpo para mirando hacia atrás encerrarla, mientras Manuel le guiaba el lado contrario, “tira, tira, ieh… ande vas, izquierda… para, baja” y yo, ya fuera del camión, desde la puerta de la nave, al pie de las gigantescas tolvas, no me atrevía a ir más lejos, contemplaba atónito, por primera vez, el Matadero que por entonces debía ser y llamarse de Matinsa, (Matadero Industrial Sociedad Anónima. Cada tanto cambiaba de nombre, de dueños, entraba, salía gente, … y seguía adelante. El pueblo, la comarca, respiraba una vez más) y por si acaso venia Fermín, vigilaba y pensaba en que excusa dar con tal de no tener que ir a degollar a nadie. Trataba de oir a los tocinos chillar en la gamella, pero aquello era tan grande, que los debían de matar, lejos, muy lejos de alli…

El matadero, allí donde acababa Calamocha junto al Silo y la Estación, era inmenso en la distancia no tenia fin no se acaba nunca, mas allá se veían las granjas, “las mas grandes de España”, me decían con orgullo, y en altura los edificios parecían llegar al cielo, todo era rojo y blanco, el olor, eso sí,  era extraño, no lo esperaba, no era de carne, de jamon, de granero, contrariamente salía una larga columna de humo negro que lo inundaba todo, “allí queman la basura, los restos de los animales, el macho de Perico al que le dio el “pelo” y se le murió, también lo quemaron allí, y luego con las cenizas igual te hacen caldo que pienso”.

Solo de pensarlo, de comerme el macho en la sopa, se me ponía la carne de gallina. Era fascinante,… jamás había visto juntos tantos coches, aparcados unos a lado de otros y bajo un techo de uralita, mi padre me contaba que allí trabaja muchísima gente, no solo de Calamocha sino también de los pueblos de alrededor, que venían hasta en autobús. 

Entraban y salían camiones, camiones jaula y camiones frigoríficos, y había un trasiego constante de gente con su bata, gorro y botas blancas, que iban de un lado para otro sin tiempo para nada, aunque no llevaban cuchillo como en las películas de Fumanchu de las que parecían actores, todos nos saludaban, en aquellos años tan campechanos, todos se acercaban y se ofrecían a enseñarme el Matadero, su oficio,… Aun sin parar de trabajar, había tiempo para todo.

Pero Manuel, les decía, “no hace falta, vendrá Fermín (Al cual, si quiera por la edad yo había ya dado el rango de General) y se irá a matar un par de tocinos con él”. 

Mi destino aquel día estaba claro. No paraba de mirar en todas las direcciones entre gabache, curioso y vigilante… de pronto me di cuenta de que a lo igual que en el pueblo, había altavoces para pregonar, para llamar a la gente, lo cual corroboraba que aquel sitio era gigantesco, mas grande que el mismo Calamocha, hasta había un enorme bloque de pisos donde vivían parte de los trabajadores, y tenían su propio bar… Una ciudad a parte.

Apurando ya el Avia, descargada y cargada, vencida la tarde, el día, Adolfo, tratando de dejar de fumar, en su eterna lucha, llevándose un caramelo a la boca, al tiempo que sacando el mechero para encenderlo, decía aquello de “aunque lleven bata blanca esto es un trabajo muchismo malo, tu no hagas caso a nada, y si puedes no te vayas a matar gorrinos,… todo el día con frío, sea verano o invierno, dentro y fuera de las cámaras, y cargar los camiones y siempre con humedad y agua por todas las partes, y toda vida madrugando que ni descansar puedes…”. “Peor que la mina”, concluía mi padre.

“Bueno, mañana será otro día, y nosotros también madrugaremos, a lo que empiecen a sentirse las motos, al camión”.

Y es que el que más y el que menos, tenia, tiene y quiere seguir teniendo un vecino que antes del amanecer, sea verano o invierno, abra las portaladas de la cochera, saque el coche o la moto y al arrancar marque la hora a todo el barrio, y el pulso de Calamocha empiece a latir un día más… en nuestro caso, y en aquellos años, era la Mobylette naranja de Joaquín “El Malaco”.

La Bullonera. Bolero.

Cuatro palmos de tierra
Que yo tenia
Y aunque nunca sobraba
Sobrevivia

El trigo que segaba,
Me lo vendían
Y el dinero cambiaba
Yo por comida.

Cada cosecha nueva
Que yo vendia
Con el mismo trabajo
Menos comia

Yo no tengo la culpa
Si sobra trigo.
Donde no llega el agua
No crecen higos.

Tenemos agua cerca
Y terreno rico:
Haremos una acequia
Si quiere el Ministro.

De Madrid ha venido
Que no lloremos.
Que nos guardan el sitio:
Que nos marchemos.
Que nos guardan la tierra
Para cementerio.

Despedimos la tierra
Sin mar remedio
Y nos guardan el sitio
Para cementerio…

PD Los trabajadores del Matadero, hace unos días se encerraron en el Ayuntamiento. Da miedo leer las pocas noticias que llegan, imaginar los meses pasados que llevan viviendo, o pensar en el futuro…  batallan en pro de la continuidad de su trabajo, porque el Matadero  vuelva a marcar el ritmo, sea el corazón de Calamocha.  Entre ellos está el hijo de Manuel…

La foto es de la primavera del año 1995, el color del cielo estaba precioso. 


jueves, 4 de noviembre de 2010

Ojalá todos los dias, fuesen San Roque...Dicho


16 de agosto de 2010, San Roque.

Vamos a ponernos otra ronda, que no pare la bota, le decía un pastor a su perro, y esta que sea por Vicente, por las fotos que nos has hecho allá en la calle Real a la entrada del  Peirón, en la Procesión.

Siempre había de ser San Roque. mecagüen la leche jodida.

Que hoy sólo nos ha faltado bailar, aunque para eso ya sea tarde para todos, bien críos que éramos y en cuanto se oía la música del baile, la Tia Marceliana, enseguida estaba dispuesta y con un genio que para que, nos agarraba a todos y nos llevaba a bailar al paso de San Roque por la esquina de casa, a nosotros y a toda la chiquillería del Peirón bajo, menuda parva, que ninguno bailamos.

De qué cosas se acuerda uno.

El caso es que para echar un Dicho, aunque sea tarde, aún estamos a tiempo:

"Viva San Roque
Glorioso Patrón San Roque.
Era yo un zagal así como estos.
Y la abuela Xaltación, mi pobre madre, decía:
"Maño, y no tienes miedo de andar.
De dia y de noche, con las ovejas.
Por esos caminos y campos.
Jampudia arriba, Jampudia abajo"
....
Y , a mí, como a ninguno.
Que no me llegaba la camisa al cuello.
 Le decía .
"No madre, no tengo miedo
 Porque voy con mi amigo Vicente
Vicente el Colin"
Viva San Roque".

martes, 26 de octubre de 2010

Los Cinco.


Probablemente fue un libro de Los Cinco, el primero que leí, recuerdo otras páginas, y en concreto muchas del Parvulito, la primera y la última en especial, que me impresionaron, pero nada más, no pasó de ahí la cosa, salimos adelante, logramos aprender a pensar, nos enseñaron.

Recuerdo, luego, otras lecturas, las versiones de Julio Verne en cómic de la Biblioteca de la escuela, que cada viernes me llevaba a casa o los tebeos que cambiábamos en la Relojería de Santiago allá en la Rabal, o los clásicos juveniles de tapas duras, y paginas oscuras y rugosas, que cada año por Navidad, para Reyes claro, que de Papa Nöel nada conocíamos, nos regalaba la Tia Pilarin, con versiones reducidas de los grandes libros, con El Quijote a la cabeza, donde se alternaban las páginas escritas con las viñetas, … y por supuesto Las Aventuras de Tom Sawyer, La Isla del Tesoro, Robinson...

Pero la sensación de cerrar el libro tras leer la última pagina, y pensar con enorme satisfacción, lo he conseguido, fue con Los Cinco. Más de 100 páginas, en hojas que al pasarlas daban escalofríos, de igualmente ásperas que eran, media docena de dibujos, … y fin. Los malos tenían su merecido, triunfaban los buenos, como debe ser.

Algún año después, en el verano cuando había tiempo y uno tras otro, prestados de la Biblioteca del pueblo, debí leerme, toda la colección del Club de Los Cinco, de las aventuras de Julián, Dick, Ana, Jorge, que en realidad se llamaba Jorgina, aunque no le gustaba ni su nombre ni ser una chica, y de Timoteo, que era su perro, Tim, para los amigos. Las vacaciones, las aventuras que siempre encontraban, los tesoros, los pasadizos, la Isla de Kirrim, y los malos, claro… 

Aquellos primeros libros de Los Cinco, fueron dos y llegaron de Barcelona, nos los regalo la María Del Mar, la prima, unos años mayor, fan de la colección, que como cada año llegaba al pueblo a pasar el mes de agosto, cuando las fiestas de San Roque eran Baile, Charanga y Peña La Unión, no tenia aun edad para entrar, pero bueno, como era chica, morena, guapa, simpática y de la capital, de Barcelona nada menos, … no había problemas, cosas de la Democracia.

(Foto. Ella. Por cierto menudo trajín, para ser agosto había en la gasolinera).

Hoy los libros de Los Cinco, su lectura, comprados en una de esas colecciones que salen cada fin de verano, han conseguido lo que parecía imposible, las aventuras de Julián, Dick, Ana, Jorge y Tim han desbancado a Bob Esponja, Calamardo, Patricio, El Sr. Cangrejo y Arenita…  Hasta el punto de querer tomar el Té, en lugar de hamburguesas. Asombroso.

Fin.

PD: En tercero de EGB, en la escuela, Doña Ascensión nos pidió que cada uno llevásemos un libro de casa para así tener nuestra propia Biblioteca en clase, luego cada fin de semana podíamos "llevarnos" un libro diferente.  

Me había gustado tanto aquel primer libro que leí de Los Cinco, que no dude en llevarlo. Por cierto, desapareció.

jueves, 14 de octubre de 2010

Echar un rosquete...


 "Echar un rosquete"

En calamochino puro todo un clásico de la sobremesa, en lenguaje tanto culto como vulgar, dicese de "echar la siesta"... quedarse roque al fin y al cabo.

Y ya se sabe, y más en este tiempo que el "aragones fino, despues de comer, tiene frio", asi que al pie de la estufa, llega el momento de la siesta, de quedarse roque, del rosquete....

Al mismo tiempo se puede ir "aviando" la cena, y poner sobre la estufa una perola con una cebolla para que se vaya asando poco a poco... al calor de las tardes de invierno.

En fin, es lo que apetece ahora...el guiñote puede esperar.

jueves, 7 de octubre de 2010

Menuda pecigera...



Si te paras a pensar un poco y recuerdas lo que decían los abuelos cuando llegaba el frio:  

“Para inviernos los de antes, caían unos hielos y unas nevadas de tres pares de … vamos que te entraba una pecigera, que no había dios que saliera de casa,.. la nieve hasta la cintura, venga a quitar paladas de la puerta y mirabas para arriba al tejao, con un metro nieve, rezando para que no fallase, y veías unos chupones en las canales, que había que ir con un cuidado de que no te cayesen encima y rompiesen la crisma, una barbaridad, hasta el Santo Cristo, el pobre, se helaba, en el corral, en las cortes y cuadras, las caballerías no podían ni beber, las gallinas, las vacas, lo pasaban jodidamente, y habia que cerrar los graneros para que no se te helase el tocino. Y nosotros, a esperar que escampase, todo el santo día sin cantearnos de la estufa y la gloria, venga que no les faltase leña, en el cuarto encerrados o en la cocina, por que en el resto de la casa no se podía estar, allí amodorraos, que te entraba una filosera, una balaguera, … Entonces si que hacia frío, ahora, nada, ni aun fresco, pero somos todos ya tan señoritos”.

Si no fueran porque nuestros padres daban fe de ello, y aportaban sus propios recuerdos, hubiéramos pensado que nuestros abuelos eran unos exagerados, que de buena fe nos mentían más que hablaban por mal de entretenernos, que no hacían sino contarnos otro cuento más para que viéramos la suerte que teníamos y hacernos ver que no sabíamos valorar, aquellos inviernos tan flojos, de cuatro dedos de nieve, de algún que otro hielo, que vivíamos, ya con estufas, de gas, de luz, por todos los lados…como si fuesemos los Marqueses de Monflorite.

Ahora que llegan estas fechas, el Pilar, aun con tomates en el Ventorrillo, echas la vista atrás, pero no tanto, y dices aquello de “recuerdo un Pilar que nevó, un frío terrible, entonces el invierno empezaba antes. Ahora este tiempo da hasta malagana, si esto sigue así, unos años mas y celebraremos la noche de Navidad en la playa… ”.

Obviamente te miran raro... como si mintieses, como si les engañases, como uno a sus abuelos años atras.

Ya sé que cuesta creer, que hoy vamos en manga corta, que dormimos con la ventana abierta, pero entonces para el Pilar ya era invierno, ya se empezaba a esbrinar el zafran, y hasta nevaba… cualquier abuelo puede darme la razón, y los huertos, todos negros, quemados del hielo.

miércoles, 29 de septiembre de 2010

Aquellas primeras clases de valenciano...

 
 
Recuerdo que cuando era niño, la primera lección de valenciano de la que tengo constancia, corrió a cargo de mi abuela Xaltación, y su consabido, “ale, mañico mone a sopar que digüen els valencians”.

 Abuela cuyo nombre levanta profunda admiración y respeto  en concreto se llamaba Exaltación de la Santa Cruz,  había pasado parte de su niñez y juventud a caballo entre Calamocha y la capital del Reino que era como se conocía a Valencia.
Decía otras muchas cosas en valenciano, pero al haber comida de por medio, es esta de la que uno mejor se acuerda.

A buen seguro, aun habrá a la vera del Turia, alguna  abuela nostálgica de tiempos mejores y pasados, que  recostada y somnolienta en un maltrecho banco se acordara de ella:  “de cuan era xiqueta  solo m´enrecordo de una cosa, me vais cuidar una dona  molt bonica ella, de allá de la part Teruel que le decian, Exaltación, como cuinaba tu…clar, que te hablo de abans de la guerra, a on estará ya la Xaltación” 


( De las mayores de la fila de atras, la más pequeña )

Un nombre así, ni se olvida ni lo lleva cualquiera… Hoy harían falta un par de castañas bien grandes para llevarlo, que digo, un par, media docena.

Las lecciones se fueron sucediendo, años después, fue Manolo el encargado de hacer de nosotros unos poliglotas a propósito del valenciano, el padre del Tete Manolin, quien hace unos días volvió al pueblo a recoger a su madre. 

Una vez más se  termino el verano, cumpliendo así la tradición de los últimos 50 años, corto me quedo seguro, …  La Maria regresaba a Valencia.

Fue ella la primera mujer que me tuvo en brazos, aunque eso ya es otra historia, .. y dijo aquello de “Collons Tia Rosa, esto es un chico, ¿qué hacemos?”Dirigiéndose  a mi otra abuela. 

“Redios que sanantonada, no me jodas maña, ahora si que la has hecho buena”, debió de contestarle “yo tia, es lo que veo, y es tan bonico” … “otro chico, … ale, ale, recógelo que le vamos hacer, ni  nombre tiene,…Santo Cristo l´Arrabal, que jodienda copón bendito”.

Siendo estrictos, esa fue realmente mi primera lección de valenciano… “practico y real”.

Debía de ser noviembre, para Todos los Santos,  “invierno” de los de antes, pero no tanto, y habrían venido a dar vuelta del Cementerio, Manolo padre, como era costumbre en él, al punto la mañana estaría limpiando el coche (el Renault 9 verde, el de los altavoces Philips que tapaba con un manta por que tenían frio, hasta en Valencia, …bueno, allí debía ser por  si las  moscas, también escondía el casete tras una funda de madera que imitaba el color del salpicadero, maestro carpintero que era, un artista, … entonces si que se apreciaban las cosas, y se ponía cuidado, ahora, que te roben el casete te da lo mismo, y hasta te enfadas si de paso no te roban el coche, … que pague el seguro, esos sinvergüenzas). 

Así que a Manolo, sin importarle ni que se helase el agua, ni que le diese “un pelo” como a las vacas al día siguiente, tal vez creyendo estar aun en Valencia, seguía a lo suyo  sin darse cuenta de que muy probablemente estuviésemos bajo cero, mientras las mujeres de la casa a través de la ventana, en buena lógica, le decían de todo menos bonito, razón no les faltaba. Era la dijenda de l´Arrabal. Era menester ser tonto para … con lo limpio que estaba el coche.

Agobiado, a buen seguro jodido de frio, con la faena terminada, un hombre que se precie, y el lo era,  debe acabar lo que empieza,  sin discutir con nadie que no era menester, busco refugio en casa de la Visi, un poco de tranquilidad y compresión entre hombres.

 Allí donde al resguardo de la estufa, nosotros,  estábamos jugando a la Escoba a la espera de que la tele, en una de sus dos cadenas de aquellos años, “echase” algo que se pudiese ver, ya entonces, como ahora con cien canales, nada que ver había .

“Che, que bien estáis aquí, collons quina temperatura, la mare que va…, ¿a que jugáis, que yo también quiero?, ale, hacerme un hueco ahí al lado de la estufa, pare ver si entro en calor, una cosa chiquillos… ¿Dónde guarda vuestro padre las bebidas?, sacarme una copa, no mejor un vaso, que ya no son horas de copas, … no se lo digáis a nadie, pero ahora que no me ven, me voy hacer un “barrechat” que no se lo salta un…”.

Debió de ser tal nuestra cara de extrañeza que se apresuro a explicarnos lo que era. 

“Un Barrechat es esto, ya veréis, que cosa más buena, pero silencio eh,… aquí el Tete Manolo, no ha bebido nada que no salga del grifo,… se coge el vaso, se ponen dos dedicos de anis, y otros dos de coñac, se revuelve un poco, … y listo, esto te deja como nuevo. Venga, mone a sentarnos con tranquilidad, cerrar bien la puerta, tanca, tanca, que se oiga si la abren, y vamos a jugar y a charrar, … ¿queréis que hablemos, de mujeres?... Os cuento, lo complicadas que son….”

PD Capitulo a parte merecerían las clases de mi Tia Felisa, nacida en Torrijo del Campo, valenciana hasta la figa,  viva estampa de mi sobrino, con la que seguro comparte genes de patria chica, que cada verano llegaba al pueblo, bajo la bandera de la Chufa, la Paella, el Vademecun y el Agua de Valencia…

Era la revolución, los de Torrijo eran asi, tremendista, incansable, quien cuando hablando se acaloraba, cosa que pasaba día, si día también,  se dejaba llevar por la emoción y comenzaba a parlar valencia “y no res,  asi que  voy agafar al tio dels collons, allí d´avant de tots y le vas dir cuatre coses a la cara, y se la vas trecanr, que no tin vergoña ni res, la mare que lo va parir al fill de puta ese, cuatro hostias y a fer la ma, home, que ya esta be”  … Un misterio de la historia, como la República pudo perder la guerra, estando la Felisa entre sus filas. Yo la verdad, no me lo explico.

viernes, 10 de septiembre de 2010

Recordando ...

A Inocencio, por Beatriz Castañosa Esteban

y

(Dicho a San Roque, por Pili Fidalgo)

1 de septiembre de 2010


Hacía días que quería escribir en este blog. 

Inocencio hijo me enseño la copia que le dieron de lo escrito en recuerdo de su padre, no pude leerlo... (  http://recuerdosdecalamocha.blogspot.com/2010/03/los-pies-descalzos-del-nazareno.html ) comencé pero no soporte verle en las fotos, ni seguir leyendo... me emocione mucho.

Ahora que ha pasado un poco de tiempo, ya he leído todo... aunque eso no quiere decir que no me haya emocionado... (De hecho aún estoy llorando...)

Es de bien sabido por todos que me unía a Inocencio un cariño muy especial. Me quiso como a una hija, siempre... Y yo le correspondí de la misma manera(y lo seguiré haciendo). A él, y a su mujer e hijo.

Tuve la "suerte" de despedirme de él, el mismo día de su muerte por la mañana. (Y entrecomillo suerte, porque pase un mal rato.....) Solo con verlo, supe que se nos iba a ir tan pronto...

Cuando llegue a Zaragoza, al volver de visitarle, llene el depósito de gasoil, porque sabía que mi móvil sonaría de un momento a otro para decirme... que se nos había ido...Y así fue...

Son tantos los recuerdos que guardo de el de tantos años...que podría estar horas escribiendo, compartiéndolos con vosotros... os contaré alguno.. .


Recuerdo cuando volvía a Calamocha en mi época de estudiante, e iba a visitarle, que sin mediar ni una palabra, me levantaba las mangas del jersey, y me tocaba los codos...me miraba apretando el morro y cabeceando diciendo... mmmmm... ¡hay que estudiar más!¡Estos codos han tocado poco la mesa! No nos traigas calabazas que ya tenemos bastantes.....¿eh? 

Pero el día que supo que ya era enfermera, me dijo muy sonriente: ¡ahora ya puedo llamarte "pinchaculos"! (y creeros que así fue...porque cada vez que me veía, me lo decía...jajaja)

Ya sabéis que decía las cosas como las sentía... si tenía que decirme que me había engordado, pues me lo decía,¡¡ y tan ancho!!

A pesar de todo, nos teníamos un gran cariño mutuo...jajaja..


También nos unía una gran devoción a San Roque. Ya sabéis que mientras pudo, le acompaño en la procesión. Yo soy bailadora, y hasta que no me encontraba en las filas iba parándose entre la gente. Cuando me encontraba, me miraba, y sonreía. 

Cuando se paraba la música para dar paso a los dichos, se acercaba y me decía al oído... ¡¡anoche en la camica hubieses estado mejor! ¡No se puede "estranochar" tanto! y otras veces, asentía con la cabeza cuando me veía y cuando podía me decía... ¡Pues aún levantas la pierna, aún!!


Hasta que no acababa la procesión y me decía ¡no te enredes por ahí sudada, que vas a pillar una pulmonía, vete a casa!, no se quedaba tranquilo....


Como podéis imaginar... este año mis ojos le buscaban fuera de las filas, aún a sabiendas de que no iba a encontrarle... le he echado mucho de menos...

(Por cierto, gracias Pili, por acordarte de él en los dichos) *

Me va a costar mucho hacerme a la idea de que ya no esta... todavía pienso que algún día lo voy a encontrar en la puerta con la perrica. (Que también le echa de menos...)

Gracias, de corazón por hacerle este pequeño homenaje. Sé que se emocionaría de saberlo...

Gracias a todos los que le habéis querido y ayudado siempre, y a los que le habéis acompañado en los peores momentos. A él, y a los suyos.

Gracias a María, y a Inocencio (hijo), por hacerme sentir como a una hija en los últimos momentos, y en los siguientes. (Ellos ya saben porque..)

Animo, a los dos. Un abrazo a todos.

Hasta siempre, Inocencio...


Publicado por Beatriz Castañosa para
Recuerdos de Calamocha a las 1 de septiembre de 2010 15:17

PD Muchas gracias, escribe cuando quieras.

JESUS

Son las Fiestas del Santo Cristo, de La Rabal, "quieras que no quieras", te acuerdas.

Recuerdos. 

Dicho a San Roque, por Pili Fidalgo.
(No sé si en el cielo, los calamochinos escuchan los Dichos, pero ten por seguro, que leen el Blog.) 

Continua, viernes 12 de noviembre de 2010

* No me tienes que dar las gracias Beatriz, pues yo tambien lo busque en San Roque, también mire a su casa cuando bajaba en la ofrenda, cuando bajaba del barrio a bailar a nuestro Santo...pero no estaba. 
Mi dicho lo hize con el sentimiento hacia esas personas queridas, pensaba que por la emoción no podria acabarlo pero me dieron fuerza desde lo mas alto, lo sé. Para mi Inocencio era "Muy grande", no tengo otras palabras.


Aqui dejo mi dicho...que supongo os gustará.

!!VIVA SAN ROQUE¡¡

No ha sido un buen año que digamos,

con los miles de parados,

la subida del Iva

y la crisis que tenemos

el cinturón nos hemos apretado.

Pero en mi algo más ha pasado

alejabas de mi lado

a personas que he amado.

A Jose Luis bondad absoluta

gran persona donde las haya.

A Inocencio que compartió y sufrió


momentos difíciles de mi familia

ocupando el lugar de abuelo paterno

que nunca llegue a conocer.

Y a mi abuela que lucho hasta el final


teniendo el adiós que siempre soño

ahora junto a mi abuelo del que no puede disfrutar

orgullosos y felices estarán

de sus hijos, de sus nueras y de sus nietos.

Una cosica te pediré mi Santo, CUIDAMELOS

que seguro a tu ladico están

viendonos a todos danzar

y a los de aquí que les tardemos en visitar

porque fuerza nos tienes que dar.

Y como dice una jota que mi padre me enseño


se corta una rama verde 
y esta vuelve a nacer

pero se va un ser querido
y ya no lo vuelves a ver


!!VIVA SAN ROQUE¡¡

Espero que os guste y un gran gran beso Inocencio allá donde estes. 
 PD Muchisimas gracias, toda una alegria verte por aqui de nuevo, y mil gracias por el Dicho y tambien por la jota, ahora que llevo unos dias recopilando jotas de abuelas, ... pero eso ya es otra historia, que algun dia contare.

JESUS

Y ahora, despues de "llorar", con vuestro permiso, y sin que venga a cuento, picar en el enlace, o copia y pega y "el que venga detras que arree", ale a reir:

http://www.youtube.com/user/planetwoow#p/u/1/fQvngO48ItY



6 de diciembre, ...días atras, buscando fotos para regalar estas navidades, encontre esta:

Año 2009 Baile de San Roque, a la entrada de la Calle Mayor, camino de la Iglesia.



viernes, 20 de agosto de 2010

Calle San Francisco.



La Bandera de Carlos Puyol.

16 de agosto de 2010, medio día en la Rabal, a las puertas del Minino.
“De verdad, aquel día ya no podía más, llevo una temporada jodida, que digo temporada, pre temporada, vacaciones, …  van para dos años que estoy en el paro… la puta cómo pasa el tiempo.
Puyol me devolvió la ilusión, aquel día estaba yo que no le quitaba ojo a Pique, cuando llego el córner, yo pensando, ahora Pique, ahora, … y la hostia, que viene Puyol  con dos cojones y marca, …  ¡Que grande el chaval, que grande!
Joder, ya no sabía qué hacer de puro contento que me puse, macho, se me fueron todos los males, todas las preocupaciones, aun quedaba la final, pero eso ya daba igual, lo importante de verdad era marcar ese gol …
Daba igual ya que con cincuenta años, no sirvas para nada, que ni te lean el curriculum, que no encuentres nada, que te digan que estas acabao, jode cobrar del paro sin hacer nada, pudiendo trabajar … Puyol metió el gol que todos soñamos …. El gol de la esperanza.
Es lo que necesitamos nosotros ahora, un empujón leche, …  unos años de trabajo aquí, otros allá, … joder, que son cincuenta años, y aun podemos hacer muchas cosas,… que a este paso, con el entrenamiento que llevo a consta de tanto tiempo libre, lo de la media maratón ya se me queda corto, voy a tener que pensar ya en correr maratones …  Se acabo el pantano, se acabo la autovía… aquí no se cantea nada, esta esto mas muerto, …  y lo del matadero, no veas, que putada para el pueblo.
Todo se acaba, la mala suerte del futbol, y el paro también, … y lo que es peor, las perras, hasta me he dado de baja de la peña del Real Madrid, … para qué.
No valgo para estar parao, no puedo estar quieto, … para jugar a futbol tampoco valgo, pero me encanta verlo… jugué dos años con los juveniles del Calamocha, de pegar patadas en el Barrio y en la era el Patre a los juveniles, …
Recuerdo que el segundo año, no te diré contra quien, pero perdimos 11 a 1, cuando el árbitro pitó el final del partido, me quede hecho polvo, como diciéndole, pero qué haces tío, no ves que aun podemos ganar, déjanos jugar, …  pelear, yo soy así… Seguro que aquel equipo aun tiene el record de derrota más abultada…. Y lo deje.
Me subía por las paredes, , que gol dios mío,  no paraba quieto. De pronto, recordé que tenia la bandera del toro bravo, la buena, la de Puyol,… que me había comprado para Alcañiz, … una ilusión, que tengo, ya ves, con todo lo que he corrido en esta vida, y nunca he visto una carrera de motos, y me digo, a cáscala, mecaguen el copón, agarro la bandera, el mástil, pongo la tele a toda pastilla y tiro para arriba, camino del granero, abrí la tronera y subí al tejado, …  pa haberme matao.
Me daba igual todo ya, me encomendé al Santo Cristo y allí, de noche, medio llorando de emoción, me temblaba todo, no se veía un pijo, si me caigo acabo en el ajutar, … echo mano a la antena para no caerme, y coño, de puta madre el mástil viejo,  zas, clavo la bandera de Puyol, … me puse en pie, grité, gol, viva España, la madre que pario a Puyol…. Yo que sé…. Y ahí se quedara la bandera, ella no irá a Alcañiz, …
Por eso te digo, que la bandera la puse el dia de la semifinal, por Puyol, no por ganar el mundial ni nada, que eso ya fue lo de menos, fue por el gol de rabia, de decir, macho, no vamos a ser nosotros siempre los que perdamos, ya esta bien, darnos una oportunidad…. Hasta aquí hemos llegado, vamos a tirar para adelante y que sea lo que dios quiera,… por eso el barrio ahora será el Barrio de Puyol,…  la calle del gol de Puyol”.



A Paco “El Raba” en su próximo cincuenta aniversario
Felicidades y mucha suerte.
Si alguien lee la historia de la bandera y ve a Paco, que se lo comente “Eh, Raba, te he visto en internet”.  Hombre tranquilo y sabio, vive sin internet, y no pasa nada.

 
Y  si alguien lee la historia de la bandera y ve a Don Carles Puyol, que se lo comente “Eh Carles, un madridista llamado Paco “el Raba” allá en Calamocha,  tiene puesta tu bandera en su casa y le ha puesto tu nombre a su calle”. ( CP5, Mándale un reloj, si quiera sea del Barça).




PD No es una calle cualquiera, es el Barrio, el camino obligado al Centro Ciudad, eterno lugar de paso, hoy soporta un tráfico considerable, no nos quejamos de eso, siempre ha sido el camino a la Laguna, siempre han pasado coches y camiones y jugado a la pelota, … por algún lugar habrán de ir,
Pero, ni para los abuelos, ni para los niños, ni para nadie, … no hay aceras por donde caminar, baches, piedras, …. Que viene un coche corres a la acera, das un traspiés, y adiós, … que te llevan a la Cañadilla, allí al Boulevard de los Recuerdos, al camino de Navarrete a mano izquierda.
Al menos, la velocidad debiera limitarse a 20 por hora, poner como había antiguamente la señal de Niños Escuela, o Abuelos con Baston, dar prioridad, defender al peaton… o poner resaltes en el suelo,… 
Pasan los despistados por primera vez, ven Centro Ciudad, una calle costera abajo, recta, con un carril despejado, … que invita a correr, vamos, … que a lo que llegan a la altura de las casas de los maestros, dudan si sacarle quinta o reducir…  Siempre con prisas a todos lados, para llegar tarde.


lunes, 9 de agosto de 2010

La capa de San Roque.


Hace ya un tiempo, en aquellos días de abuelos y de la niñez… Mi tía Carmen y mi tío Álvaro, a caballo entre Calamocha, La Puebla de Valverde y Valencia, pasaban, como cada año, las fiestas de San Roque, en casa de mis abuelos allá en el Perion.
La hermana mayor y la hermana pequeña, como las parejas de la Guardia Civil de antaño, de las de capa y  mosquetón, inseparables, y los cuñados, unidos por las almendras, el jamón, la cerveza y algo menos por el porrón.
Mi Tia Carmen, gracias a dios aún entre nosotros, no así los demás, tenía la ilusión de regalarle una capa a San Roque, pasadas ya las fiestas, habían quedado  para concretar la ofrenda, y al regresar a casa, allá en el Peiron…
Exaltación : Uy redios, que mala cara traes niña
Carmen: No me hables
Xaltación: ¿Qué ha pasado?
Carmen : Menudo sofocón ahora viniendo a casa, me doy cuenta que no llevo las medidas, que si tu, que si yo, … toda tarde de un lado para otro para al final, … perderlas, collons
Xaltación: Pues mujer, en algún sitio estarán, andaros a buscarlas, preguntar.
Carmen: A cáscala a la Luco podíamos irnos, no te fastidia la tía esta, ahora, después de toda la tarde de un lado a otro, de hablar con unos y con otros, vamos a ir a decirles que no tenemos las medidas, … pues si, solo faltaría eso,… que iban a decir, pues no es tonta la tia esta ni nada, que nos saca a todos de casa con esta sofoquina  porque tiene el capricho de hacerle una capa a San Roque y va y me pierde las medidas… que vergüenza maña, que vergüenza más grande. Con viento fresco, a cascala.
Alvaro: Toma, aqui tienes las medidas, …
Carmen: Esas no son, ese no es el papel que llevaba
Alvaro: Niña, si son tres números, si fuera otra cosa, pero acordarse uno de semejante cosa, …
Carmen: Anda, vete, que no te quiero ni ver, que pareces tonto tu también, la culpa es tuya,
José: Álvaro, mándalas hacer hostias, déjalas estar, que se jodan como puedan las dos, … sal al corral, ya se cansaran, que te volverán loco las tías estas.
Álvaro: José, ya voy.
José: Sácate unas cervezas y unas almendras y el plato del jamón … y luego cuando baje el calor, nos iremos a la Vega los Postigos a por los tomates.
Álvaro: Ya, llevo las cervezas en la mano, cuñao tenemos que sacar la caja a la calle, para cuando pase el camión comprar más,  menuda sudada llevo… para no haber hecho nada.
Carmen: Res de res maño, ale tira fuera, vete a saber que habrás hecho con el papel, tanto palique con unos y con otros
Álvaro: Ni lo he tocado, cuñada.
El disgusto que llevaba mi Tía Carmen era considerable, tenía la ilusión de ofrecerle una capa a San Roque había hablado con unos y con otros, aquí y en Valencia, conseguido las medidas, pensado como hacerla, la más bonita de todas sin duda, y comprometido a tenerla lista para que el Santo la estrenase el año siguiente,…  Y fuese lo más comentado de la procesión, en lugar de la “dijenda” en que llevaba camino de convertirse.
Y ahora le faltaban las medidas y la vergüenza necesaria para volver a pedirlas, … Su hermana mayor, mi abuela, no paraba de indizcarle, le animaba una y otra vez, vamos que a cada frase que decía, la hundía un poco más, disfrutaba sin duda, toda ironía…
“Pues vaya una forma de hacer el paripé,… pues vais a quedar como cagancho, … dirán, estos valencianos que vienen aquí a enseñarnos hacer paella, … pues menuda sanantonada, … que par de tontos la virgen”.
 Hasta que se canso de hablar y ver a su hermana a punto de llorar,…
“En fin, maña, más se perdió en Cuba, que sea lo que dios quiera no le des más vueltas,  apáñate con las medidas que te ha dado Álvaro, total el santo no se te va a quejar, ni por corta ni por larga, ni por bonita ni por fea,  ni nadie te va a decir nada, que a caballo regalado, … eso si tu coges la más bonita y más cara, bordada en oro y veras que bien, y más vale que sobre que no que falte, y si no mira ( le dijo señalándome a mi ), San Roque y el chico van parejos, no será más grande uno que otro, vamos que son iguales, ahí lo tienes”.
A mi Tía Carmen le cambio la cara, “a ver Jesusín, ponte de pie, date la vuelta, anda un poco, a ver, … coñe maña, sabes que si lo subes en una peana es lo mismo que San Roque, calla, ya veras, … donde tienes el metro, venga trae, y un papel y un boli, y tu, ale cariño, mone súbete encima la mesa”.



Un año después…
Llegado el verano, y con él los veraneantes, llegaba San Roque, y mis tíos también … la capa ya estaba lista. Así que a mi abuela, al verme le falto tiempo, “Carmen, saca la capa de la caja y vamos a probársela al zagal por ver que tal sienta,  mejor que la estrene el que es de casa, que uno de fuera como San Roque no te parece”
Y así fue, me colocaron la capa y me hicieron subir al rellano de las escaleras para verme desde lo alto.
Mi abuela, toda satisfacción, debió de decir algo así como “redios maña, que bien le sienta al niño, que guapo esta y que bonita es”
Carmen: Ya puede ser bonita ya, con lo que ha costado, …
Xaltación: Qué bien cosen las monjicas y que gusto tienen para estas cosas, le viene que ni pintada, les darías propina
Carmen: Si, seguro, buenas son las jodidas, …. Y un ojo de la cara también les di. Pero yo se la veo un poco pequeña, no sé, un dedo más hubiera sido mejor
Xaltación: Date, date la vuelta que te veamos y anda un poco. Eso es que habrá crecido el chico, pero tranquila, San Roque no habrá crecido, le valdrá.
Carmen: Copón bendito que par de tontas que somos
Xaltación: Maña, que no es la cosa así.
Carmen: Pues no le va a estar bien la capa al chiquillo si son sus medidas, o es que ya no te acuerdas que lo subimos a la mesa y lo medimos… mecaguen el turrón, veremos si a San Roque le queda la mitad de bien, o se la tiene que poner al perro, que solo falta que no le esté bien… que jodienda todo el año pendiente de esto, una y no más Santo Tomás.
Xaltación: Calla tonta.
Carmen: Venga, quítatela, la meto en la caja, la llevamos y me olvido de todo, que igual le viene larga que corta, … virgen santa que sin vivir llevo este año con la dichosa capa, harta estoy, de verdad te lo digo.
Xaltación: Tranquila niña, que San Roque va a caballo y no se le manchara de barro, … y el no se te va a quejar, … y la gente nada puede decir por qué es bonita de verdad. Quieto ahí tú, no te bajes, ni te la quites.
Y  mi abuela se levanto, se santiguo y su hermana la miraba con extrañeza,  hizo que se santiguara también, que se levantara del sillón “pero estas tonta o que, que vamos a rezar el rosario ahora, o le vas a echar un dicho y bailar, cualquier cosa, que tía esta”, y así fue, la Xaltacion se puso a rezar, con su nieto como santo, responso, dicho, incluido, pero no bailo “Y la capa te protegerá a lo largo de toda tu vida”, dijo para terminar., “mare de deu tu, haces la de aquel, que mientras tenga vida, no se muera”.
Xaltación: Mone maña, que ya está bien, recógela, y dásela al cura o a quien sea, que se la queden… y sino el chiquillo ya tiene capa
Carmen: Si, seguro, para él iba a ser
Xaltación: Pues bien guapo esta o no
Carmen: Chica olvídame, que se la queden y descansamos todas.
Xaltación: Ale, me voy a limpiar la borraja para sopar que dicen los valencianos.


Video

El sonido de San Roque

Click en el enlace:


( Gracias a L`Alqueria de Febrer )
Final de la procesión de San Roquico año 2009.

PD Desconozco si la capa en cuestión es la que lleva San Roque en la foto ( año 2009 ) ... De Blanco y Oro era,  pero no recuerdo más ... si a caso a la hora de comer, lo tipico: "Pues San Roque llevaba hoy la capa de la tia".